Dueñas, las ratas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (649 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Guadalupe Dueñas
Guadalajara, 1920 – 2002

LAS RATAS

-¿Hace tiempo que trabaja usted como bolero? – pregunto distraída al tipo que da vertiginoso lustre a mis zapatos.
Responde una vozvenida de un cántaro:
- ¡Oh, no! Llevo apenas dos años. Durante veinte fui velador en el panteón de Dolores, era yo quien copiaba las actas de defunción. Aquí donde usted me ve, cursé laSecundaria y tengo muy buena letra.
¡Veinte años! …, miro al hombrecillo de edad tan indefinible. A golpe de vista era un muchacho.
Flaco, lampiño y borroso. Con un ojo encogido bordeado de azulque guiña sin su voluntad; la pupila triste naufraga en un caldo sanguinoliento que le rebasa el párpado. El ojo izquierdo es diferente; puede pensarse que pertenece a otro dueño. Su labio superior caelo mismo que el volante de una blusa vieja. El cráneo, dividió por una vena oscura que baja rodeándole la cara, parece un bulto sujeto con un cable.
Despide vaho a orines de caballo y unpersistente olor a niebla que inquieta a los propios árboles.
Las manos pequeñas recuerdan el vientre de las iguanas, Seguramente no existe quien desee la caricia de esas manos.
Pero esta cosahabla, y lo que dice es más desagradable aún que la cara que tiene que llevar por el mundo.
- No crea usted, vigilar un panteón resulta difícil. Pero no piense que molestan los muertos, éstos niresuellan. Sí por ellos fuera, se la pasaría uno muy aburrido. No; lo interesante son las ratas. Las hay por millonadas. Mire, es algo emocionante, sobre todo cuando llega un muertito. ¡Qué animalesmás inteligentes! Adivinan la hora exacta de la llegada de un cuerpo. Verá usted: inmediatamente que se cierra una fosa corre un rumor como si granizara; puede distinguirse que se atropellan en loslaberintos subterráneos; como potros, se desbocan en el viaje despavorido para asistir al banquete que pregona la fetidez del aire. Vienen de todas partes, igual que la gente de las rancherías cuando...
tracking img