Durmiendo con el espiritu

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 31 (7610 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Me despierto con un sudor frio; una sensasion aguda y cortante me baja por la columna vertebral y provoca que los dedos se me crispen. Tiro del edredon para cubrirme los hombros mientras el corazon me late a toda prisa.
Y siento el dolor en la muñeca.
Enciendo la lampara de noche y contemplo la marca. Pronto sera otro cardenal; es un hematoma que cubre la parte superior de mi muñeca y seprolonga hasta la parte inferior. Hace 2 semanas que sucede esto, desde que nos mudamos a esta casa, para ser mas claros, esta es la sexta vez que me ocurre.
Seis veces me he descubierto acostada en la cama despierta, demasiado aterrada para volver a dormir. Por culpa de la voz que me persigue en sueños.
Desde que nos mudamos he venido teniendo estas pesadillas tan extrañas. En ellas oigo una vozmasculina. Nunca veo su rostro, solo percibo su voz, me susurra que no quiero escuchar: que los fantasmas existen, que tengo que prestarle atencion, que no me permitira descansar hasta que lo haga.
Por suerte soy capas de mantenerme despierta si me lo propongo. Pero es entonces cuando me sujeta con tanta fuerza que me deja una marca.
Se que suena descabellado, y al principio trate de encontrar unaexplicacion logica. Tal vez me habia golpeado la pierna con la esquina de la cama, o acaso al darme vuelta me habia colocado en una mala posicion.
Intente convencerme de que los sueños eran producto del estres por haber tenido que mudarme, por cambiar de escuela y abandonar a mis amigos.

Al dia siguiente, en la escuela, monsieur DuBois, el profesor de frances, nos distrubuye en parejas parauna actividad de dramatizacion. Yo elijo el nombre de Isabelle y Raina, mi compañera, se llama Marie-Claire. Empezamos charlando sobre nuestras aficiones y sobre el calendario escolar y luego, cuando el profesor se distrajo comenzamos a hablar acerca de mi estancia en la escuela. Comenzo a explicar que estar sola en la cafeteria _como acostumbraba a hacerlo yo_ era suicidio social, y me recomendosentarme con ella y uno de sus amigos.
En ese momento, un chico con pelo castaño, puntiagudo y pecas en la cara _que debe ser su amigo_ se gira sobre su silla.
_Craig, Brenda; Brenda, Craig _dice ella para presentarnos.
_Enchanté_ responde el, simulando acento frances.
Comenzamos a platicar y me parecieron muy agradables, aunque Riana se preocupaba mucho por los asuntos de politica social._Buen, ¿que dices? ¿Mesa para tres a partir de mañana?_replico Craig.
_Suena bien_ digo con una sonrisa, convencida de que es la primera vez que me siento mas o menos normal desde que me mude aqui.

Estoy en mi habitacion cuando suenan las once de la noche en el reloj de la planta baja, pero no quiero quedarme dormida. Termino mis tareas, me doy una ducha, coloco los libros de la estanteria pororden alfabetico, esforzandome al maximo por permanecer despierta; pero despues de un publireportaje sobre unas pantimedias que levantan los gluteos, un maraton de cops y mas de una hora de anuncios de joyas en un canal de ventas por television, empiezo a dar cabezadas.
Hasta que oigo una llamada en la puerta.
_Adelante_ digo elevando la voz, y doy por sentado que es mi madre. Acostumbrada a venira verme por las noches.
Pero la puerta no se abre.
_Mama...¿eres tu?
Nadie responde.
Dejo escapar un suspiro, me levanto y me encamino a la puerta. Trato de girar el picaporte, pero no se mueve; es como si me hubiera quedado encerrada por dentro.
_¿Mama?_vuelvo a llamar, aun intentando girar el picaporte. Empiezo a dar golpes en la puerta, con la esperanza de llamar la atencion de mispadres, al final del pasillo.
Pero nadie acude. Y el picaporte sigue atascado.
_Brenda_ susurra una voz a mis espaldas. Es su voz. La que oigo en sueños.
Me giro para mirar, mientras el corazon me golpea en el pecho.
_¿Estas preparada para hablar? _continua la voz de el.
Paseo la mirada por la habitacion, si bien no lo veo por ningun sitio.
_Tenemos que hablar_susurra su voz. Percibo su...
tracking img