Dussel

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 20 (4856 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
1

Género, identidad y viaje: un análisis postcolonial de tres textos.

Luz Mercedes Hincapié MA Literaturas Postcoloniales Investigadora Titular, Instituto Caro y Cuervo

I. Introducción La literatura de viaje es un escenario privilegiado para el estudio de relaciones poscoloniales en su calidad de ensamblaje de temas (situación colonial, frontera, otredad, diáspora, etc.) y espacio decomparación de países, tradiciones, pueblos, lugares y costumbres, colonia y metrópolis. En este contexto, lo poscolonial implica una postura crítica frente a los legados coloniales, equivalente en literatura a la relectura del canon, prestando particular atención a las posturas criticas, resistentes, minoritarias, no canónicas. La postura poscolonial que comenzó a entreverse en el contexto de lasexcolonias inglesas y su legado colonial se manifiesta también en Latinoamérica y no precisamente a partir de la era pos-independencia, sino incluso en un texto pionero como el Popol Vuh (Alcides 2001: 2-3). Este ensayo explora tres de estos textos, situados en diferentes épocas y lugares, observando particularmente su construcción como textos poscoloniales y sus imbricaciones con nociones degénero, raza, clase y nación. En Viaje a España en 1892 (1893-1894), la colombiana Soledad Acosta de Samper sugiere que las estructuras societales españolas han quedado relegadas en la marcha hacia la civilización mediante una serie de comparaciones críticas delimitadas por el discurso letrado propio del siglo XIX. Segundo, la argentina Juana Manuela Gorriti subvierte en La tierra natal (1889) e“Impresiones y paisajes” (1878), nociones de clase principalmente, y rescata formas de conocimiento otras, en particular la oralidad. Finalmente, el texto híbrido Borderlands/La Frontera: The New Mestiza de la chicana Gloria Anzaldúa discute el tema de la identidad con especial atención a un particular uso del lenguaje que pretende resistir el poder hegemónico.

II. Civilización versus barbarie En 1892,Soledad Acosta de Samper (1833-1913) viajó a España como delegada del gobierno a la celebración del IV centenario del descubrimiento de América,

2 experiencia que registró en Viaje a España. Uno de los eventos que capta su atención es el Congreso Pedagógico, donde la española Emilia Pardo Bazán leyó un texto “en defensa del derecho y de las aptitudes de la mujer para desempeñar cargos públicos,hoy reservados exclusivamente al varón” (Acosta 1894: 157),1 que generó una discusión que Acosta resume así: “En España se nota una oposición decidida contra todo lo que tienda á elevar á la mujer intelectualmente; y esto no sólo entre la mayor parte de los hombres de letras … sino también … entre las mismas mujeres” (1894: 157). La indignación de Acosta es motivada por la intervención de unamaestra que “aseguró que [la mujer] sólo había nacido para agradar [al hombre], sin otra misión…, la mujer sólo valía por sus encantos físicos, y… era preciso dejarle todo trabajo intelectual al varón, rey del universo” (1894: 158). Acosta, con una obra intelectual de no menos de 190 textos,2 muchos de las cuales enfatizan la importancia de la educación femenina, y una trayectoria profesional de 40años, se irrita por la persistencia de una imagen arcaica de la mujer, evidenciada en el aplauso aprobatorio al discurso de la maestra. La letrada Acosta, comparte con su esposo, José María Samper y un grupo de pensadores políticos la noción del atraso de España en comparación con países más “civilizados” como Francia, Inglaterra y los EEUU, considerados como mejores modelos de desarrollo político yeconómico para las nuevas repúblicas (Jaramillo 1974: 66).3 Lo anterior es un desarrollo del discurso facundiano según el cual “la “barbarie” consistía… de sociedades indígenas… poblaciones de esclavos y ex-esclavos, y la sociedad colonial española tradicional, autocrática, conservadora y religiosa y la mezcla de estas tres” (Pratt 1992: 186).4 Este discurso aparece en Viaje a España bajo...
tracking img