Ecologia poblacional

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 24 (5838 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La explosión demográfica en un planeta de recursos limitados

• Ya hemos dicho que son pocos los profesores que hacen referencia a la posible contribución del crecimiento demográfico al actual proceso de degradación ambiental. La inmensa mayoría enumera problemas como contaminación y agotamiento de recursos, pérdida de biodiversidad... pero no señala, en general, lo que puede estar provocandodichos problemas: ni mencionan el consumo de las sociedades desarrolladas ni el crecimiento demográfico.
•Es cierto, más bien se refieren, como ya hemos comentado, a la responsabilidad de la ciencia y la tecnología, o a un crecimiento económico denunciado en términos muy vagos.
• En el caso del crecimiento demográfico, la cuestión no es únicamente que se produzca un olvido inicial. Eso esbastante frecuente en las respuestas que se dan al comenzar a reflexionar sobre los problemas a los que se enfrenta hoy la humanidad. Casi nadie menciona, por ejemplo, los problemas de contaminación debidos a la chatarra espacial o a la pérdida de diversidad cultural. Pero cuando se discuten esos problemas (siempre hay alguna mención que da pie a discutirlos) se produce un rápido consenso general enque son cuestiones que debernos tener en cuenta. Sin embargo, cuando planteamos la cuestión de en qué medida el actual crecimiento demográfico puede considerarse un problema para el logro de un desarrollo sostenible, aparecen fuertes reticencias a ver dicho crecimiento como problemático.

•Al menos sí parece haberse superado la idea de «riqueza» asociada al número de habitantes. «La señal másdecisiva de la prosperidad de un país nos la da el aumento del número de sus habitantes». Son palabras de Adam Smith en su libro de 1776, Indagación acerca de la naturaleza y las causas de la riqueza de las naciones.

• El problema del crecimiento demográfico resulta muy complejo. Conviene que profundicemos en él. Algunos afirman que ese crecimiento no es tan grande, que eso son exageracionesde seguidores de las viejas y desacreditadas ideas de Malthus; que las causas del deterioro del planeta no vienen por ahí.

•En ocasiones, estas reacciones están directa y explícitamente vinculadas a determinados planteamientos éticos y religiosos: cuestionar el crecimiento demográfico es optar por el control de la natalidad y lo asocian a la defensa del aborto, lo que es rechazado de planodesde dichos planteamientos.

• Otros señalan que los últimos datos confirman que la población ya se está estabilizando y que incluso está apareciendo, en algunos lugares, un problema de signo contrario que se traduce en un grave envejecimiento de la población.
—Y otros se limitan a decir que no está claro cuántos habitantes puede sostener la Tierra.
— Realmente esta es una cuestión bastanteconflictiva y que merece un tratamiento cuidadoso, porque, a pesar de estas reticencias, la práctica totalidad de los expertos coincide en ver el crecimiento demográfico como una de las principales causas de la actual situación de emergencia planetaria.

—Y uno de los principales obstáculos para el logro de un desarrollo sostenible.
— El ecólogo norteamericano Paul Ehrlich advertía, ya en 1968,en su libro (que causó un gran impacto) La bomba de la población, que el crecimiento demográfico era una de las fuentes principales de los males ambientales. Frente a estas tesis, calificadas de neomalthusianas, había quien defendía que el daño medioambiental estaba originado por una parte pequeña y rica de la población mundial que «controlaba y a la vez despilfarraba» los recursos del planeta. Elecólogo, también norteamericano, Barry Commoner argumentaba estas ideas en 1971 en su libro El círculo que se cierra y, más tarde, en En paz con el planeta. Se expresaban así dos formas de interpretar el origen de los problemas medioambientales igualmente reduccionistas, puesto que ambos hechos son generadores de daños ambientales para la Tierra.

—Paul Ehrlich y su mujer, Anne, siguieron...
tracking img