Economia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1351 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de diciembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
PROMESAS ROTAS
JORGE RAMOS
NOV 2 de 2009

Es difícil culpar a la gente por no creer en los políticos. Dicen una cosa en campaña y cuando llegan al poder se les olvida lo que dijeron, hacen exactamente lo opuesto o le echan la culpa a otros por no cumplir sus promesas.
Tengo varios ejemplos dramáticos. Darían risa si no fuera porque han afectado negativamente la vida de millones de personas.Hace poco tuve la oportunidad de entrevistar al gobernador de Puerto Rico, Luis Fortuño, quien ha despedido a más de 20 mil empleados públicos para enfrentar el enorme déficit que su gobierno heredó. El problema es que, cuando él era candidato, hizo la siguiente promesa: “Hago un compromiso contigo de que tu familia tendrá un plan de salud, de reducir el tamaño del gobierno sin despedir anadie…”
La parte importante de la promesa de Fortuño es la que dice “sin despedir a nadie”. Muchos puertorriqueños votaron por él precisamente por ese compromiso. Pero luego, ya en la gobernación, no cumplió su palabra.
¿Por qué rompió su promesa? le pregunté. “El problema es que el año pasado”, me dijo, “los principales funcionarios de gobierno, bajo juramente, nos mintieron a todos y dieron informacióntotalmente falsa sobre el tamaño del déficit.”
Cierto o no, Fortuño no cumplió su palabra.
George Bush padre tampoco cumplió su palabra cuando prometió que no aumentaría los impuestos. “No new taxes”, dijo. Pero subió los impuestos, los electores se enojaron con él y perdió las votaciones de 1992 frente a Bill Clinton.
Hugo Chávez prometió en diciembre de 1998 que entregaría el poder luego desu primer período presidencial de cinco años. “Claro que estoy dispuesto a entregarlo”, me dijo en una entrevista en Caracas, “no solamente después de 5 años, incluso antes”. Bueno, las cuentas no salen porque ya es el 2009 y Chávez sigue atornillado al poder. O sea, dijo cualquier cosa para ganar la elección y luego rompió su promesa.En México Felipe Calderón prometió en el 2006 que crearía más deun millón de empleos cada año. Y así se comparó con el también candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador. “La diferencia entre (López Obrador) y yo es muy sencilla”, me dijo en una entrevista. “Yo voy a ser el presidente del empleo y él es el mata chambas de los mexicanos.”
Bueno, hoy sabemos que Calderón no ha cumplido su promesa. Según cifras oficiales del gobierno (www.empleo.gob.mx)Calderón no ha podido generar ni siquiera medio millón de empleos en tres años. (Cuando Calderón tomó posesión en diciembre del 2006 había 42,846,141 personas trabajando y la última cifra oficial indica que en junio de este 2009 había 43,344,281 personas ocupadas, es decir, tan solo 498,140 más.)
Se puede argumentar que a Calderón le tocó enfrentar la crisis económica mundial y que eso estabafuera de su control. Cierto. Pero, entonces, no debió hacer ese tipo de promesas de campaña. Mucha gente votó por él solo porque prometió crear más trabajos. Y él, está claro, no es el “presidente del empleo”. Además países como Chile y Brasil han estado mucho mejor preparados que México para salir de la actual crisis.
¿Es Calderón un mata promesas? Sí.
Las palabras importan. Nuestra principallabor social como periodistas es evitar el abuso de los que tienen el poder. Y parte de esa misión es desvestir a los que hicieron promesas para llegar al poder y luego, como por arte de magia, se olvidaron de ellas.
Hay que recordarles una y otra vez a Fortuño, a Chávez y a Calderón que, cuando eran candidatos, hablaron de más. Y si la gente -los votantes, sus gobernados- ha dejado de creer enellos, ahora ya saben por qué.
Un gobernante vale lo que su palabra. Ni más, ni menos. Y ahora lo menos que podemos exigirles es que den la cara.

Reinventarse
Jorge ramos
Nov 9 de 2009
Todavía no es momento de celebrar. La recesión “seguramente ya terminó”. Eso lo dijo el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, en septiembre. El problema es que no se siente todavía que estén...
tracking img