Edad media

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1156 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 23 de febrero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
CONCLUSIÓN PERSONAL
Yo pienso que el hombre es sólo uno, sin distinción de alma y cuerpo pero creo que es difícil demostrarlo debido a la 2ª afirmación de carácter antropológico: “La unidad del hombre es de carácter complejo”, aunque a mi me parece un poco contradictorio ya que si dice que la unidad (refiriéndose a unión, según mi parecer), tiene que haber al menos dos cosas para unirse en algúnmomento.
9- EL HOMBRE ¿UN SER LIBRE?
9.1- Ambigüedad de la libertad
- Por su dignidad, durante mucho tiempo se ha considerado al hombre como ciudadano de dos mundos: finito-infinito, aunque llamado a serlo definitivamente del segundo. Paralelamente, por su libertad se le ha colocado entre dos alternativas: dependencia-independencia, aunque esté llamado a seguir definitivamente la segunda.
-E. Fromm, al estudiar la aparición histórica del concepto del hombre como individuo, plante la ambigüedad de la libertad del siguiente modo:
“El individuo carece de libertad en la medida en que todavía no ha cortado enteramente el cordón umbilical que lo ata al mundo exterior; pero estos lazos le otorgan a la vez la seguridad y el sentimiento de pertenecer a algo y de estar arraigado en algunaparte. Estos vínculos, que existen antes que el proceso de individuación haya conducido a la emergencia completa del individuo, podrían ser denominados vínculos primarios. Son orgánicos en el sentido de que forman parte del desarrollo humano normal, y si bien implican una falta de individualidad, también otorgan al individuo seguridad y orientación. Son los vínculos que unen al niño con su madre, almiembro de una comunidad primitiva con su clan y con la naturaleza o al hombre medieval con la Iglesia y con su casta social. Una vez alcanzada la etapa de completa individuación y cuando el individuo se halla libre de sus vínculos primarios, una nueva tarea se le presenta: orientarse y arraigarse en el mundo y encontrar la seguridad siguiendo caminos distintos de los que caracterizaban suexistencia preindividualista. La libertad adquiere entonces un significado diferente del que poseía antes de alcanzar esta etapa de evolución.”
E. FROMM: El miedo a la libertad, págs 50-51
9.2- Libertad absoluta. Sartre.
- Sartre dice: “el hombre carece de naturaleza: es él quien debe hacerse a sí mismo , eligiendo libremente en cada acto que realiza. Por eso el hombre se define como libertadabsoluta”
“No hay determinismo, el hombre es libre... Está condenado a ser libre: condenado, porque no se ha creado a sí mismo; libre, porque es responsable de lo que hace.
No hay doctrina más optimista, puesto que el destino del hombre está en él mismo, sólo hay esperanza en su acción”
J. P. SARTRE: El existencialismo es un humanismo
págs. 68-69 y 82-83
9.3- Aceptación de la necesidad
- Es unailusión creer que podemos escapar a la necesidad. Todas las cosas le están sometidas, pero sólo el hombre puede saberlo. Sólo al sabio se le puede, de alguna manera, llamar “libre”: la libertad consiste únicamente en aceptar lo inexorable.
- Esta respuesta de los estoicos, que mas tarde reaparecerá en Spinoza. La fórmula “aceptar la necesidad” se encuentra en un texto clásico del colaborador de Marx, F.Engels, quien se inspira en Hegel:
“Para Hegel, la libertad consiste en comprender la necesidad: “La necesidad es ciega mientras no es comprendida”... La libertad de la voluntad no es, pues, otra cosa que la capacidad de decidirse con conocimiento de causa, es esa soberanía fundada en el conocimiento de las leyes necesarias de la naturaleza. La libertad es, pues, necesariamente un producto de laevolución histórica.”
F. ENGELS: El Anti-Dühring, pág. 125
- En realidad , los marxistas, desde el mismo Engels, intentaron conciliar libertad y necesidad a través del conocimiento: cuanto mejor se comprenden las leyes de la naturaleza y la sociedad, y cuanto más éxito se alcanza en su utilización, más libre se es.
9.4- Kant y la libertad
- En el siglo XVIII, Immanuel Kant distingue dos...
tracking img