Edipo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1011 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EDIPO REY
(Fragmento)
(La ciudad de Tebas sufre una terrible peste. Los cultivos no dan fruto, las mujeres no conciben
hijos y el ganado sufre terribles partos de los que no nace ningún ternero. El rey Edipo envía a su
cuñado Creonte a consultar al oráculo la causa de la desgracia, y este le dice que la razón es que
el asesino del anterior monarca, Layo, vive sin preocupación en la ciudad.Edipo proclama que
nadie debe hablar ni socorrer al asesino cuando sea descubierto, y llama al adivino ciego Tiresias
para que le ayude a descubrirlo. Cuando Tiresias le revela que el asesino es él, Edipo cree que
Creonte y Tiresias han urdido conjuntamente un plan para destronarlo.)
YOCASTA.– Desentiéndete, Edipo, de las cosas que dices y entérate de que no hay
ciencia humana que no tenga eldon de la adivinación. Te voy a dar la prueba
brevemente. Una vez le llegó un oráculo a Layo –no diré del propio Febo, pero sí al
menos de sus servidores– diciendo que era su destino morir a manos del hijo que
nacería de mí y de él. Pero a él, según es conocido, unos hombres extranjeros le
dieron muerte en una encrucijada, y desde el nacimiento de su hijo no pasaron tres
días, cuando Layo,atándole los pies, hizo que le arrojaran a un monte inaccesible.
Así Apolo no dejó que el niño fuera asesino de su padre ni tampoco que Layo
muriera a manos de su hijo, como temía. Estos fueron los avisos del oráculo, de los
cuales no debes preocuparte; pues aquello que un dios considera necesario, lo
saca él mismo fácilmente a la luz.
EDIPO.– ¡Qué inquietud del alma, qué turbación me hasobrevenido, esposa mía, al
escucharte ahora!
YOCASTA.– ¿Qué pensamiento te ha alterado para hablar así?
EDIPO.– Me ha parecido oírte que el rey Layo fue asesinado en un encuentro de
caminos.
YOCASTA.– Así se dijo entonces y no ha dejado de decirse.
EDIPO.– ¿Y dónde está el lugar en que ello sucedió?
YOCASTA.– El país se llama Fócide; allí se juntan los caminos de Delfos y de Daulis.
EDIPO.–¿Cuánto hace que ocurrió?
YOCASTA.– Poco antes de alcanzar tú el trono de Tebas fue anunciado esto a la ciudad.
EDIPO.– ¡Oh, Zeus! ¿Qué has decidido hacer conmigo?
YOCASTA.– ¿Qué es esto, Edipo, que te viene a la memoria?
EDIPO.– No me preguntes todavía. ¿Qué aspecto tenía Layo, qué edad?
YOCASTA.– Era alto y hacía poco que le habían nacido canas; su aspecto no difería
mucho del tuyo.
EDIPO.–Desgraciado de mí; me parece que no me he dado cuenta hace un momento de
que contra mí mismo profería terribles maldiciones.
YOCASTA.– ¿Cómo dices? Tiemblo al mirarte, rey.
EDIPO.– Terrible desánimo me invade, no sea vidente el adivino. Pero mejor me lo harás
ver si me dices una cosa.
YOCASTA.– Tengo miedo, pero responderé a lo que me preguntes.
EDIPO.– ¿Marchaba solo o con escolta numerosa,como un rey?
YOCASTA.– Cinco eran en total, entre ellos un heraldo; sólo había un coche, el que
llevaba a Layo.
EDIPO.– ¡Ay, esto ya está claro! ¿Mas quién era, señora, el que contó lo sucedido?
YOCASTA.– Un esclavo, el único que se salvó y volvió.
EDIPO.– ¿Está ahora en el palacio?
YOCASTA.– No, en verdad; cuando llegó él de allí y vio que tú tenías el poder y Layo
estaba muerto, me suplicó,tomándome la mano, que le enviara al campo como
pastor de rebaños, para estar lo más lejos posible de la vista de Tebas. Yo le envié,
pues era digno, para ser un esclavo, de obtener este favor y aun otro más grande.
EDIPO.– ¿Cómo podría venir a toda prisa?
YOCASTA.– Es fácil, mas ¿por qué lo deseas?
EDIPO.– Temo, señora, haber hablado demasiado; por eso quiero verlo.
YOCASTA.– Bien, vendrá;pero también yo merezco, rey, saber la inquietud que hay en ti.
EDIPO.– No te he de privar de ello, una vez que he llegado a este presentimiento. Pues
¿a quién hablaría mejor que a ti en este trance? Era mi padre Pólibo, el corintio, y
Mérope, mi madre, de la Dóride. Yo era considerado como el primero de los
ciudadanos hasta que me ocurrió un suceso digno de admiración, si bien no del...
tracking img