Educación y comundad gitana

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 19 (4524 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Cuando me pongo a recordar mis primeros años de vida y mi primer contacto con la educación y la escuela, siento que mis sensaciones y mis recuerdos no son diferentes a los que cualquier otro niño o niña de mi edad pudo tener en aquella época. Tuve afortunadamente un hogar, un padre y una madre, que siempre se preocuparon por nosotros. Puedo decir alegremente que tuve una infancia feliz.Esta preocupación en todos los sentidos y este amor por parte de mis padres facilitó siempre que llegáramos ilusionados a la escuela. Pocas veces lloré por ir al colegio, nunca me quedé en casa porque lloviera o hiciera frío, había que ir a la escuela eso no tenía discusión. Acudí a la guardería, así se les llamaba entonces y también fui al preescolar. El cual se acaba sólo en dos añosentonces, ahora las criaturas parecen especializarse en preescolar. De esta época solo tengo muchos y buenos recuerdos y como decía antes el aspecto étnico no interfiere de una manera obvia en mi vida , ya que la conciencia en cuanto a este hecho y su influencia era aún relativa para mí, a esta edad. Llegué a la primaria con seis años en septiembre de 1991 recuerdo perfectamente como ponía la fecha enla pizarra el primer día que llegamos, fue la primera vez que supe que teníamos fechas y que vivíamos en un año concreto. Empecé como todos los humanos a enfrentarme con el tiempo, con un tiempo que aunque suene tópico pasa muy rápido, pues hoy aquí sentado, siento que soy aquel mismo niño de seis años que comenzaba su vida y su andadura escolar con todas sus buenas y malas consecuencias.Mi paso por lo que en aquel momento era la E.G.B puede decirse que fue bastante bueno disfruté mucho de mis años de colegio y tuve siempre muchos amigos. Ninguno de ellos gitanos pues allí casi no había y en Málaga no tengo familia así que mi infancia y gran parte de mi adolescencia la pasé casi siempre entre payos. Nunca tuve un problema de racismo directo, tampoco nadie lo sabía durante losprimeros años, porque a mí en aquella época no se me notaba, tampoco nadie me preguntó nunca. Pero según vas creciendo te vas haciendo consciente de detalles que empiezan a acumularse en tu mente, en tu memoria. Empiezas a escuchar comentarios típicos y tópicos, puntualmente tus compañeros hablan de su rechazo a la etnia; “mi madre me ha dicho que con los gitanos no me junte”, “que los gitanosson ladrones”, “huelen mal, son mala gente”. Recuerdo que algunas veces a los niños les quitaban un reloj o algo de dinero en la calle, estos ladronzuelillos infantiles eran siempre gitanos: “¡han sido dos gitanos, dos gitanos!”. Era mi primer contacto con el rechazo, con una intolerancia diluida por el traje infantil de la inocencia y la bondad de la ignorancia.

Aún así terminé ambosciclos de manera satisfactoria progresando adecuadamente y a veces también asimilando notablemente. Probablemente a lo largo de toda mi vida escolar fue la inconstancia mi gran lastre, por lo que de vez en cuando mis profesores y mi padres tuvieron que apretarme los machos. Creo sin duda que esto fue lo que me hizo no desviarme en exceso del camino. Por una parte el tener una familia estructurada yfirme, que a pesar de tener un pasado humilde ha conseguido con el tiempo acrecentar su interés por la promoción social y el enriquecimiento humano. Traduciendo esto en una atención constante a sus hijos. Por otro lado tuve suerte de tener maestros y maestras preocupados por sus alumnos y alumnas. Hoy por hoy pienso que esta es sin duda una de las batallas más complejas a solucionar enla relación entre comunidad gitana y escuela; por un lado el valor de uso que la familia gitana debe aprender a darle a la escuela, para poder apreciar su importancia vital. Por otra parte el desinterés y la falta de expectativas que muchos profesionales de la enseñanza tienen frente al alumnado gitano que llega a sus aulas y que mina y merma la eficacia y la calidad de la labor...
tracking img