Educar la voz interior

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2246 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
44. EDUCAR A NUESTRA  VERGONZOSA VOZ  INTERNA 
 

John Bradshaw 
  Vive  en  Houston  donde,  aparte  de  ser  consejero  familiar,  es  profesor  y  monitor  de  talleres  grupales.  Su  famosa serie de televisión de la BPS le ha hecho tan conocido que sus libros se han convertido en auténticos  best-sellers.  Es  autor  de  Bradshaw:  On  the  Family;  Healing  the  Shame  that  Binds You  y  Homecoming:  Reclaiming and Championing Your Inner Child.    Como persona tímida que era he debido trabajar duro para llegar a aceptarme plenamente. Gran parte de esa  tarea ha consistido en integrar los sentimientos, las necesidades y los deseos ligados a la vergüenza porque las  personas  tímidas  suelen  sentirse  separadas  de  muchos  sentimientos  esenciales  y  están  avergonzadas  de necesitar  ayuda,  de  sentir  rabia,  tris teza,  miedo  o  alegría,  de  sentir  que  su  conducta  es  asertiva,  de  sentirse  excitados sexualmente, etcétera.  Los  tímidos,  en  consecuencia,  tratamos  de  no  sentir  lo  que  estamos  sintiendo  y  de  actuar  como  si  no  tuviéramos necesidades. Recordemos, por ejemplo, las veces que hemos dicho que estábamos bien cuando, en realidad, estábamos tris tes o enfadados. Del mismo modo, ignoramos nuestra sexualidad y nos comportamos  de  una  manera  puritana  o  bien,  por  el  contrario,  la  utilizamos  para  evadirnos  de  otros  sentimientos  y  necesidades.  En  cualquiera  de  los  casos,  nos  hallamos  separados  de  nuestras  facetas  más  vitales  -especialmente  la  sexualidad  y  los  instintos  naturales-  las cuales,  no  obstante,  tienden  a  reaparecer en nuestros  sueños y en nuestras proyecciones.  Jung denominaba sombra a todos los fragmentos enajenados de nosotros mismos, que debemos integrar para  poder volver a ser completos.     

La voz interna 

  Robert Firestone denominaba «voz interna» a esa especie de «diálogo interno» que sostenemos con nosotros mismos. Diversos autores han descrito esta voz interna de muy dife rentes modos. Para Eric Berne se trata de  una especie de cassettes que recogen unas veinticinco mil horas de grabaciones familiares. Según Fritz Perls y  la  Gestalt  son  «voces  familiares  introyectadas».  Aaron,  por  su  parte,  las  denomina  «pensamientos  automáticos».  Pero  sea  cual  fuere  el  nombre  que  les  adjudiquemos,  lo  cierto  es  que  todos nosotros  mantenemos este tipo de diálogo interno que, en el caso de los tímidos, suele ser francamente autocrítico.  La  voz  interna  de  las  personas  tímidas  suelen  afirmar  que  son  despreciables,  indignos  y  malvados,  contribuyendo, de este modo, a alimentar la imagen de que son niños malos. La voz puede ser exp erimentada  como  si  fuera  un  pensamiento  consciente  pero,  en  la  mayoría de  los  casos,  sin  embargo,  se  trata  de  un  pensamiento parcial o totalmente inconsciente. Es por ello que la mayoría de nosotros sólo somos conscientes  de la voz en aquellas situaciones tensas en las que nos sentimos avergonzados. Después de cometer un error,  por  ejemplo,  uno  puede  decirse  «¡Qué  tonto  eres!»,  «¡Otra  vez  igual!»,  «¡No  aprenderás  nunca!»,  etcétera.  lAntes  de  una  importante  entrevista  para  solicitar  trabajo,  por  ejemplo,  a  voz  puede  atormentarnos  con  pensamientos del tipo: «¿Cómo puedes pensar que estás preparado para asumir las responsabilidades de un  trabajo así? Además, estás muy nervioso y ellos, sin duda, van a darse cuenta». Resulta extraordinariamente difícil desembarazarnos de la voz interna debido a la ruptura original del vínculo  interpersonal  y  el  establecimiento  de  esa  mediación  imaginaria.  Cuando  éramos  niños  nos  sentimos  abandonados  (reprimidos,  ofendidos,  confundidos)  y  cuánto  más  severo  fue  ese  abandono  m ayor  fue  la  necesidad  de  crear  una  conexión  ilu soria  con  nuestros  padres.  Esta  conexión  es  lo  que  Robert  Firestone  denomina el «vínculo imaginario». ...
tracking img