Efímera eternidad en el siglo xix

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1567 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Efímera eternidad: paradigma en el siglo XIX

¡La eternidad!
- Es el mar que se fue
con el sol.
Arthur Rimbaud

No es de sorprendernos, que el ser humano durante esta etapa, vuelva a su preocupación primaria: hacia donde vamos. El Siglo XIX es un suceso histórico que replantearía lo hasta ahora dicho en las ciencias, tanto básicas como humanitarias. La tesis de modernidad inunda lascalles, los campos, las mentes.
Sin embargo dentro de todo este vortex de ideas revolucionarias, cambios de vida y formas de concebir la propia forma de vivir en comunidad; el hombre ha atesorado su pregunta máxima: ¿Qué hay después de la muerte?. Incluso el moderno, sigue con temor a ser efímero, se niega –Y, podría decir nos negamos- a pensar que esto es una vez, un aquí y ahora; es por eso queen vida, busca la eternidad.
Pero el fenómeno de la modernidad, y mejor dicho la propia modernización, crea nuevos paradigmas en el hombre caótico del siglo XIX. La velocidad es algo que el hombre tiene que aprender a mirar, y en el transcurso le ha encantado. ¿Acaso abandonó la eternidad? Es justamente esta sensación veloz de la vida moderna –no sólo de su acepción en el propio movimiento, sino, en la vida misma- la que ha perpetuado a la eternidad, el hombre ha adquirido algo que ya se planteaba el ser humano, pero lo ha retomado, el recuerdo o la memoria.

I
Siglo XIX: Historia de un pensamiento
Sin duda podemos afirmar que el siglo XIX fue una etapa llena de cambios políticos – sociales trascendentales para la concepción del régimen moderno que se establecería. El aparenteliberalismo de Napoleón, y su búsqueda de la nación europea indivisible, sería una idea que permearía a la mayoría de la población –por muy en desacuerdo que pareciese la propia voz popular francesa-. Sin embargo la victoria inminente de las fuerzas austriacas y prusianas, en conjunto con el apoyo de Inglaterra; dejarían claro que no sería tan fácil superar el absolutismo.
Es aquí donde quisieradetener un poco la rápida reflexión del contexto; la burguesía unida en un bloque, a favor –aparentemente- de la nación, articulada una vez más por consignas igualitarias, liberales y fraternas, logrando así establecer un poder aparentemente equitativo. Sin embargo, como ya deslumbraría Marx, el hombre tiende a ser dominante y dominado. La propia burguesía se formaría en moderados –conservadores- yliberales. Aunado a todo este caos y pronto orden social; aun queda la zozobra que Inglaterra ya había acuñado en el colectivo, hablo de los paradigmas sin duda dominantes que la revolución industrial creó.
La invasión de las fábricas al campo, la aceptación de las extenuantes jornadas de trabajo, serían símbolo de una sociedad que adopta una nueva forma de vida, la capitalista. Sin embargo, lavelocidad de crecimiento económico –entiéndase por velocidad, el cambio constante y evolución de las potencias básicas para la estructura capitalista- acabaría por dejar una añoranza.
El hombre moderno esta cambiando, el burgués liberal extraña el campo, el cual le fue arrebatado, pero a su vez se maravilla con los avances tecnológicos, los nuevos productos y el comercio evolucionado. Es aquídonde se gestaría algo, que a mi parecer; es un símbolo del efecto social exacerbado por años, una corriente de pensamiento que tendría lugar a mediados del siglo XIX y sería el estandarte de artistas y filósofos: el vitalismo.
El romanticismo como tal ya era una reacción contraria a la exacerbada racionalidad del siglo XVII, sin embargo, no sería suficiente tal reacción para el hombre del nuevosiglo. El vitalismo, es una corriente de pensamiento fundamentada en el abandono de la razón, y la comprensión de la naturaleza propia del hombre. Schopenhauer, la llamaría voluntad. Es esta corriente de pensamiento, la que me parece se vuelve símbolo del hombre moderno, el apego a lo material que creó en los principios de siglo, ha forjado un pensamiento espiritual diferente, un hombre que vive...
tracking img