Ef 4,11

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 32 (7834 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
INTRODUCCIÓN

A.- DENOMINACIÓN DE LOS CRISTIANOS EN EL NUEVO TESTAMENTO

B.- PASTOR- PASTORES EN EL N.T.

1.- Sentido cristológico
2.- Sentido eclesiológico
3.- Pastores referido a los ministerios.

C.- EFESIOS 4, 11

1.- Autor y destinatarios de la carta
2.- Contenido de Efesios
3.- Efesios 4,1-16
4.- Ef. 4,11

4.1introducción
4.2 Heinrich Schlier, “La carta a los Efesios”
3. Diccionario bíblico
4. Comentario Ef. 4, 11 desde la exégesis protestante.

D.-Conclusiones

Bibliografía

-

INTRODUCCIÓN

Como bien es sabido por todos el Concilio Vaticano fue una giro radicalmenete profundo en su concepción de la Iglesia. No es una Iglesiadistinta, sino que ha pasado de una comprensión de “forma histórica” a otra forma histórica”[1]

El Concilio hizo aportaciones fundamentales, intuiciones proféticas y afirmaciones precisas sobre la eclesiología. No era un concilio dogmático, sino pastoral y ecuménico; y desde él se abrían puertas, entre otros temas, para una comprensión más honda sobre la Iglesia. Pero también es necesariodestacar las muchas limitaciones, los caminos no abiertos, y puertas cerradas a otros planteamientos eclesiológicos.

Documentos posteriores del Magisterio universal, las reflexiones ofrecidas de las Iglesias locales y las grandes aportaciones de conferencias generales del episcopado latinoamericano: Río, Medellín, Puebla... las conferencias episcopales naciones: Holanda, Alemania,Canadá..... fueron haciendo una reflexión madura y apasionante de la Iglesia, su ser, su misión, jerarquía, fieles laicos........

Los grandes títulos eclesiológicos no fueron simples definiciones teológicas sino que en sí traían un carga de transformación que aunque en algunos temas se han ido desarrollando en la vida eclesial, en otros están por estrenar, otros han quedado a medio camino, yalgunos se han truncado. No se ha sabido aprovechar todo lo que el Espíritu estaba marcando, bien por miedos, cobardías, desgana o cansancio.
Julio Lois, nos ofrece en síntesis muy clarificadora de las aportaciones del Concilio Vaticano II, el Concilio de la “Iglesia y sobre la Iglesia” (Rahner), que postulan un giro radical eclesiológico. Él los concreta en tres grandes pasos:

•“Paso” de una Iglesia entendida fundamentalmente como sociedad perfecta, visible, institucionalizada, sociológicamente analizable, públicamente presente en la sociedad mediante su relación con los Estados, a una Iglesia que ha de ser prioritariamente concebida como “misterio” de comunión y “sacramento” de salvación.
• “Paso” de una Iglesia entendida fundamentalmente como “sociedaddesigual” o con “dos géneros de cristianos” y fuertemente jerarquizada, a una Iglesia que ha de ser prioritariamente concebida como pueblo de Dios.
• “Paso” de una Iglesia replegada sobre sí misma..., reafirmada con seguridad en la posesión de la verdad ya adquirida – que se extiende a los aspectos dogmáticos, morales, disciplinares...- sólo maestra “frente” al mundo... a una Iglesiasituada “en” el mundo en actitud de diálogo, que se sabe , en consecuencia, no solo maestra, sino también discípula, descentrada de sí misma para centrarse enteramente al servicio del Reino de Dios que ha de anunciar y también hacer presente en la historia”[2]

Pero ¿ha cambiado nuestra mentalidad, nuestras prácticas, nuestras estructuras, nuestro lenguaje pastoral y teológico ?, como afirmaJuan Lamboa “no es fácil sacudirse de encima un clericalismo que ha moldeado y configurado la Iglesia durante siglos.

Hay una figura alegórica, en el Nuevo Testamento, que es aplicada a Jesús: El Pastor; de ahí surgen imágenes de relación : pastor-rebaño; pastor-ovejas; pastor-redil. Este binomio es frecuente en toda la Sagrada Escritura.

La Iglesia católica y, de alguna...
tracking img