Einstein y la imaginacion

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4233 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de febrero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EINSTEIN, 1905: LA FICCION HECHA CIENCIA
Alberto Rojo
La verdad es siempre extraña;más extraña que la ficción.
Lord Byron

La teoría de la relatividad se aplica en su totalidad
al universo de la ficción.
Jean Paul Sartre

Antes de hablar de Einstein haré unos comentarios sobre la intersección entre el arte y la ciencia. Lo haré porque, en mi opinión, los aportes monumentales de Einsteinde 1905 existen en el foco de convergencia entre el arte y la ciencia, la ficción y la realidad. En particular, quisiera argumentar que, en 1905, Einstein procede en gran medida como un artista, incorporando elementos estéticos en su razonamiento y, en los tres trabajos más importantes que publicó en 1905, capturando ideas que eran consideradas ficciones matemáticas por científicos prominentes delmomento (Poincaré, Lorentz, Planck) y aceptándolas como parte del mundo real.
El concepto de belleza era muy importante para Einstein. Según su hijo Hans (que en 1905 era un bebé), Einstein tenia el carácter de un artista más que el de un científico en el sentido usual. Por ejemplo, según Hans Einstein, su valoración de una teoría no dependía tanto de si era correcta o no sino de si era bella.El criterio de belleza de una teoría está presente en los trabajos de muchos físicos, para quienes parecería que, en el fondo, la búsqueda de la verdad es la búsqueda de la belleza. El astrofísico S. (Subrahmanyan) Chandrasekhar señala lo que para él es un hecho increíble: aquello que la mente humana, en lo mas profundo, percibe como bello, encuentra su realización en el mundo externo.[3] PaulDirac es todavía mas enfático; la belleza matemática como criterio de validez de una teoría era para él “un tipo de religión”.[4] En un seminario que dio en Moscú en 1955, ante la pregunta de resumir su filosofía de la física escribió en el pizarrón, con mayúsculas: “Las leyes de la física deben tener belleza matemática”. Esa parte del pizarrón esta todavía en exhibición en la Universidad de Moscú.Estas observaciones dan lugar a la objeción de que la belleza es algo subjetivo, mientras que el criterio central de validez de una teoría física estriba en su acuerdo con el experimento. De hecho, algunas teorías de las partículas sub-nucleares de los años sesenta – a pesar de su atractivo estético superficial – resultaron tener muy poco en común con la realidad. Einstein mismo, en su libro “Comoveo el mundo” (publicado en 1920) señaló que el experimento es “el único criterio de utilidad física de una construcción matemática.” Sin embargo, en este punto es interesante mencionar el caso de la así llamada “teoría de medida” de la gravitación del físico Hermann Weyl. Poco después de presentarla, Weyl se convenció de que su idea era incorrecta como teoría de la gravitación, pero como era tanbella no la quería abandonar. Freeman Dyson cuenta que Weyl le dijo “en mi trabajo siempre traté de unir la bello con lo verdadero; pero cuando tuve que elegir entre uno y lo otro, siempre elegí lo bello.” El ejemplo de la teoría de medida (o invariancia de medida) es bueno porque, mucho después, el instinto de Weyl resultó correcto y su teoría fue incorporada en la electrodinámica cuántica.
Laciencia y el arte, la física y la poesía sirven a una misma divinidad, en el sentido que uno de los propósitos cardinales de la poesía es provocar en el lector la fe en las verdades de la naturaleza. Para Coleridge, esa fe poética está constituida en el “suspenso de la incredulidad”, en el que el espectador acepta la ficción como una realidad. Nuestra incredulidad está en suspenso cuando nosconmueve una música, un poema o una película. Si nos paraliza de miedo una escena de Drácula o alguna vez lloramos la muerte de Valjean en Los Miserables, es porque nos entregamos dócilmente al mundo ilusorio de la ficción y lo aceptamos como una realidad. Este es el punto de intersección entre el arte y la ciencia en el que quisiera detenerme, el punto en el que se encuentran la ficción y la...
tracking img