El árbol que perdió su sombra

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2245 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL ARBOL QUE PERDIO SU SOMBRA (RESUMEN)
Cuando un árbol nace, guarda en su memoria esos momentos, y a medida que va creciendo, va guardando también esos recuerdos en él.
Cuando el árbol crece y se cubre de hojas, en cada una va haciendo anotaciones de su vida cual si fuera un libro acerca de su vida.
En el verano este se llena de hojas y si te sientas debajo de su sombra te comparte suspensamientos y te lee sus historias, en Otoño cuando las hojas caen, guarda sus mas bellos recuerdos, o algunos no tan buenos que le servirán para madurar, así año con año este se va engrosando, al llegar el invierno duerme hasta que llega la primavera.
Hay un árbol viejo y triste en un jardín, el cual se ha olvidado de anotar en sus hojas, y en las pocas que tiene, solo hay una pocas palabras, cuandobusca en su interior no encuentra mucho, su sombra de recuerdos cada vez es más pequeña, cada vez tiene menos fuerzas para mirar hacia sus recuerdos.
Es su árbol preferido, ella se sienta con él, y le añade las palabras que ya no son claras para el, le lee los pensamientos que el ha olvidado, y así mantiene viva su memoria y su vida, cuando llega el otoño, ella le ayuda a guardar sus pergaminos,pero ahora con los dos nombres, a la llegada del invierno él ya no quiere descansar, así que ella tiene que leerle una historia para que él pueda dormir, y así cuando despierta en primavera solamente llega a sacar algunas hojas verdes, pero ya no anota nada en ellas, sus ramas están cada vez más secas y ya no hacen sombra, un día vi a unos pájaros tratando de hacer un nido en el, y lo vi muyagradecido, en el verano siguiente el árbol había perdido ya todas su hojas y ahora ella fue quien escribió en ellas,
Pensó en crear un invernadero para que el árbol no sintiera el frío del invierto otra vez, para pasar horas y horas juntos viendo caer las gotas del agua.
Y cuando pase la tormenta y llegue la calma, me quedarán sus preciados papiros y el eterno orgullo de haber gozado su esplendidaumbría.

CUENTO
“Esta mañana arrojé el diario contra la pared. No estoy segura de por qué lo hice. Antes pensaba que los periódicos se centraban en las tragedias, pero ahora sé que lo único que les atrae es la violencia, que la muerte sin ella no interesa, por más que sea colectiva y te deje sola, que es la tragedia más grande que hay”. Así comenzaba el diario personal de Eriel, el que duranteuna década estuvo a la venta en una feria callejera de objetos usados, el que nadie compró al ojear sus primeras páginas y el que hace dos semanas fue adquirido por el Reina Sofía al conocer el contenido de todas las demás.

Cabe puntualizar que las notas no eran registradas con fechas, pero dicho documento adquiere la categoría de diario, y no de libro de apuntes, porque Eriel, cada vez queescribía, señalaba si era un lunes, jueves o sábado; envolviendo una historia lineal en una secuencia circular de días de la semana. Sin embargo, por los datos registrados y las averiguaciones realizadas por la actual institución propietaria, se estima que las vivencias descritas transcurrieron entre 1974 y 1979.
Un viernes en el que Eriel cayó en una de sus recurrentes depresiones, fue socorridapor un débil recuerdo extraído de su infancia, cuando sus padres le aplacaban sus ganas de ser mayor, cantándole:
“Si de verdad quieres crecer y no envejecer
nunca vayas deprisa ni tampoco lento
el secreto es ir a la inversa del tiempo
pero nunca deprisa ni tampoco lento
sólo hay que ir a la velocidad del tiempo
para así comenzar a crecer y no envejecer.

El que acelera el paso descubrela nostalgia
el que se queda en el momento se queda
mas el que decide crecer conservando al niño
avanza hacia atrás recuperando su inicio
y los recuerdos que traspasan el ombligo (bis)…”.
Cuando era niña no le prestaba mucha atención a la letra, sólo se dejaba llevar por la melodía que la hacía sentir arropada por un hogar. Recordaba algo más que la voz cálida de sus padres, recordaba cada...
tracking img