El 15m o la revuelta de los “indignados”

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1385 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
El 15M o la revuelta de los “indignados”

Jorge Arzate Salgado
Sociólogo y escritor

Una crisis económica de enormes proporciones se ha instalado en España. Se trata del producto de la especulación en el sector inmobiliario y la miopía de una clase política que se regodeó por años de un crecimiento económico por arriba de la media europea, crecimiento sustentado en las transferenciaseconómicas que recibía el país por medio de los fondos de cohesión europeas y por un crecimiento a todas luces desmedido del sector inmobiliario, es decir, un crecimiento económico más bien fácil y con pies de barro, “España va bien” decía sin complejos el ex presidente del Partido Popular José María Aznar. Crisis que ha puesto de rodillas a la economía y que ha producido una tasa de paro estructural demás del 20% de la PEA, en donde en una buena proporción son jóvenes con estudios universitarios.

Muchos sueños han sido borrados por la crisis, así como ha plantado la duda y la incertidumbre en torno a la fortaleza de una economía que si bien cuenta con grandes empresas y sectores importantes no puede continuar creciendo y producir empleo. El remedio recetado por la Unión Europea, comandada porAlemania y Francia, así como por el FMI, ha resultado peor que la enfermedad, pues el estado Español para reducir su déficit ha venido desarrollando políticas macroeconómicas restrictivas del gasto y, por lo tanto, del consumo, con lo que el ciclo económico no logra despegar; a la vez que ha aplicado un duro golpe al Estado de Bienestar, el cual se materializó en una reforma del sistema depensiones que vulnerabiliza a los trabajadores a mediano y largo plazo. Nada parece fácil, en un contexto en donde los llamados países periféricos, Irlanda Grecia y Portugal, no terminan de ajustar su déficit, e incluso, como en el caso de Grecia, se asiste a un segundo rescate que coloca a este país literalmente en el abismo social y económico.

Por su parte, la sociedad española, sumida en el soporde sus empates catastróficos históricos, es decir, en medio de la fractura soterrada entre facciones conservadoras y progresistas (léase franquistas vs. republicanos, nacionalistas vs. regionalistas, socialistas vs. monárquicos), parecía asumir la pedagogía que sobre la crisis dictaban los medios de comunicación cuasi oficiales (la TVEspañola del gobierno y los demás canales dominados por laderecha, como es el caso de Intereconomía). De esta forma el ajuste estructural pasaba ante sus ojos como algo irreal pero terrible a la vez. Un ajuste en toda forma, similar a los sufridos en América Latina de los años ochentas y noventas, pero ahora en un país del capitalismo avanzado.

En este contexto el 15M ha sido una revuelta que ha dado a la sociedad civil española esperanza de vida. No fue,ni por mucho, un movimiento de grandes masas, ya que no recibió el apoyo mayoritario de los universitarios, ni de las clases trabajadoras, e incluso de los intelectuales; tampoco recibió la atención necesaria por parte de los medios de comunicación españoles. No tuvo la magnitud, ni la energía de las revueltas en el mundo árabe, las cuales han sido absolutamente heroicas al enfrentarse a gobiernostiránicos sin escrúpulos (veamos lo que está pasando hoy mismo en Siria).

Pero ese pequeño grupo de jóvenes y parados “indignados”, nunca mejor el adjetivo, tuvieron los arrestos de pararse en medio de la soledad de un espacio social y mediático dominado por la resignación. De esta forma acamparon en las plazas de España y comenzaron a reflexionar en torno a la crisis, la ineptitud de la clasepolítica, así como a pensar e imaginar un movimiento que democratice la democracia desde el fondo, desde la horizontalidad del diálogo reflexivo. No fue un movimiento violento, como las revueltas juveniles francesas de hace algunos años; fue más bien un movimiento que mostró bastante mesura, orden e incluso candidez en sus mensajes mediáticos y formas de acción. La ira se mostró, a lo mucho, a...
tracking img