El aborto y la iglesia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2852 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La enseñanza de la Iglesia Católica sobre el aborto
Muchas personas hoy en día dicen que se puede ser “buen cristiano” y al mismo tiempo justificar el aborto. Estas personas dicen que la Biblia, la cual contiene la Palabra de Dios, no condena el aborto directamente.
Otras personas, que pertenecen a la Iglesia Católica, dicen que se puede ser “buen católico” y justificar el aborto. Estaspersonas añaden que la Iglesia Católica no ha tenido una doctrina invariable con respecto al aborto, sino que la ha cambiado durante el transcurso de los siglos.
Hay otras personas, creyentes o no, que dicen que como la enseñanza en contra del aborto es un asunto religioso, que entonces este tema debe quedar reservado al interior de cada religión y que los que asumen esta postura no deben imponérsela alresto de la sociedad.
Ante esta situación nos proponemos aquí reiterar la verdad de Dios y de la Iglesia Católica sobre el aborto y contestar los ya mencionados argumentos.
Lo que dice la Palabra de Dios
Aunque es verdad que la Biblia no tiene un texto que condene el aborto directamente, sus enseñanzas sobre el valor infinito e intrínseco de toda vida humana, incluyendo la vida intrauterina,así como su prohibición del asesinato, son suficientes para establecer la maldad grave de todo aborto provocado.
La primera página de la Biblia nos enseña que tanto el hombre como la mujer fueron creados a imagen y semejanza de Dios,1 y utiliza tres veces la palabra “crear” para referirse a la creación del ser humano.2 Ningún otro ser de la naturaleza es objeto de esta predilección por parte deDios, indicándonos así nuestro Señor la especial dignidad del ser humano. Por otro lado, el Salmo 8 nos dice con respecto al hombre: “Y lo has hecho poco menor que Dios, le has coronado de gloria y honor. Le diste el señorío sobre las obras de tus manos, todo lo has puesto debajo de sus pies”.3
Cuando el hombre cayó en el pecado, Dios no lo abandonó a su suerte, sino que "tanto amó Dios al mundo,que le dio su unigénito Hijo, para que todo el que crea en Él no perezca, sino que tenga la vida eterna".4 Si Dios nos ama tanto que ha enviado a su Hijo único a morir en una cruz por nosotros para darnos la vida eterna, eso quiere decir que Dios valora infinitamente al ser humano.
Ahora bien, la Biblia también nos enseña que desde el seno materno existe una persona con una dignidad intríseca einfinita. El salmista canta maravillado: “Porque tú formaste mis entrañas, tú me tejiste en el seno de mi madre. Te alabaré por el maravilloso modo en que me hiciste. "Admirables son tus obras! Del todo conoces mi alma. Mis huesos no te eran ocultos cuando fui modelado en secreto y bordado en las profundidades de la tierra”.5
Incluso, Dios tiene un plan para cada uno de nosotros ya desde el senomaterno. “Ya vieron tus ojos mis obras, siendo escritas todas en tu libro. Estaban mis días determinados cuando aún no existía ninguno de ellos”.6 El Apóstol San Pablo reconoce agradecido cómo el Señor lo escogió desde el seno de su madre: “Aquel que me separó desde el seno de mi madre y me llamó por su gracia, tuvo a bien revelar en mí a su Hijo, para que lo anunciase entre los gentiles”.7 San JuanBautista saltó de alegría en el vientre de su madre Santa Isabel, ante la presencia de Jesús recién concebido en el vientre virginal de María. “Y sucedió que, en cuanto oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, e Isabel quedó llena del Espíritu Santo; y exclamando con gran voz, dijo: ‘Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno; y "'de dónde a mí que la madrede mi Señor venga a mí?’” 8
Más aún, el Señor ya nos conoce desde antes de ser concebidos y tiene un plan para nosotros. El profeta Jeremías escuchó que Dios le decía: “Antes de haberte formado yo en el seno materno, te conocía, y antes que nacieses, te tenía consagrado”.9
Por otro lado, la Biblia condena el asesinato en el quinto mandamiento de la Ley de Dios: "No matarás", especialmente el...
tracking img