El aborto

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 59 (14588 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL ABORTO
Quienes disputan en torno al aborto concuerdan en muy pocas cosas. Ello se debe a la existencia de un conflicto básico. No un conflicto entre lo justo y lo injusto, lo moral y lo inmoral, o entre no matar y matar —si bien ésa es la manera simplista en que se presentan los respectivos argumentos—, sino más bien un conflicto entre los valores positivos: el de la santidad de la vida y elde la libertad. Inclusive quienes se manifiestan resueltamente en favor de la idea de que incumbe a la mujer embarazada, y sólo a ella, el decidirse por el aborto o el no aborto, no sostienen que la vida del feto carece de todo valor.
Dos ejemplos pueden poner de relieve el acuerdo común que subyace tanto en quienes se oponen al aborto como en quienes abogan por la actitud llamada «pro-elección»respecto al valor del feto («Pro-elección» y no «pro-aborto», porque no se trata de defender el aborto, sin más, sino el derecho a «elegir» a si proceder o no a un aborto).
Considérese el caso de una mujer, en las últimas fases del embarazo, contra la cual se dispara un tiro —o que resulta lesionada en un accidente de automóvil por la impericia de otra persona—, de modo que, aunque encualquiera de los dos casos la mujer sobrevive al disparo, o al accidente, no ocurre lo mismo con el feto, que es matado o que nace muerto. Tanto los que, para abreviar, llamaremos «pro-aborto» como los que, con el mismo propósito llamaremos «pro-elección», estarán de acuerdo en que ha ocurrido una tragedia. Los primeros dirán que se ha perdido una vida humana. Los segundos mantendrán que, puesto que todamujer tiene el derecho a elegir seguir llevando o no a un niño en su seno, la mujer en cuestión, que había elegido en favor de la continuación del embarazo, esperando que se llevara a cabo normalmente el parto, ha recibido un daño porque su feto ha sido destruido contra sus deseos. En casos como el apuntado, las leyes establecen, por lo menos en el Estado de Pensilvania, que la mujer puededemandar en juicio a quien sea responsable del daño causado. Tanto los que defienden la posición «pro-elección» como los que se oponen pura y simplemente al aborto concordarán inclusive en que las leyes no van lo bastante lejos al respecto. La vida del feto ha sido destruida. Los argumentos alegados en cada caso pueden ser distintos. Quienes adoptan la actitud «pro-elección» afirmarán que el feto tienederecho a la vida, porque la madre se lo ha otorgado, o, a la inversa, que el feto tiene derecho a la vida a menos que la madre, en virtud de su derecho superior a la libertad (de abortar o de no abortar) cancele semejante derecho. Los que se oponen simplemente al aborto mantendrán, por supuesto, que el feto tiene un derecho absoluto a la vida. Con ello se ve que la actitud «pro-elección» no esincompatible con la noción de que un feto tenga derecho a la vida. En lo que esta actitud se distingue de la que se opone al aborto en cualquier caso es en que se propugna que el derecho del feto a la vida es relativo y no absoluto, y solamente puede ser abolido por los derechos de la madre.
Considérese otro ejemplo posible. Supóngase que la técnica ha alcanzado un tal grado de refinamiento que unamujer, al revelarse que se halla embarazada, puede, mediante un procedimiento muy breve e indoloro, que no cause ningún daño de ninguna especie ni a la madre ni al feto, hacer extraer al último e insertarlo en un recipiente fácilmente disponible, expidiéndolo a una especie de «incubadora central», donde el feto permanecerá sano y crecerá hasta que esté listo para el «parto». Es de suponer que sitodo ello fuese factible, muy poca gente estaría en favor del aborto o insistiría en que la mujer tiene derecho a deshacerse del feto con la consiguiente muerte de éste. En efecto, el feto podría seguir viviendo sin más inconvenientes para la madre que extraerlo sin dolor y «remitirlo». En estas circunstancias, creo que una madre que no quisiera que su hijo fuera criado por ninguna otra persona...
tracking img