El ajedrez

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 18 (4399 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Este juego pertenece a todos los pueblos y a todas las épocas y nadie puede saber de él qué divinidad lo regaló a la Tierra para matar el tedio, aguzar el espíritu y estimular el alma. Stefan Zweig (aquel errante y patético judío que pasó por la Argentina después de buscar por el mundo algo que nunca encontraría y acabó suicidándose con su mujer en Brasil, su Tierra Prometida, espantado por lalocura de la Segunda Guerra), expresó con esas palabras el misterio del ajedrez. Es cierto. No hay ninguna certeza histórica que permita precisar el origen de este juego, que, paradojalmente, siendo el más complejo y hermoso que han inventado los hombres, es también el más antiguo. Uno de los pueblos cuya historia es más difícil de reconstruir cronológicamente, la India, pudo haber sido su inventor.Hace veintitrés siglos, bajo el reinado de Asoka, el ajedrez indio ya era quizás un juego heredado. Existen, sin embargo, remotísimas tradiciones que lo atribuyen a los caldeos, a los persas, a los etruscos, y un papiro hallado en el palacio del segundo Ramsés, en Tebas, parece representar al Faraón jugando al ajedrez con una de sus favoritas: partida que debió suceder casi mil años antes del reyAsoka. La figura del papiro es rarísima y más bien herética: de un lado del tablero hay una especie de unicornio con orejas de burro (la favorita, supongo); del otro, algo así como un león rampante que fuera al mismo tiempo un chivo, imagino que se trata de Ramsés. Los teratológicos jugadores están sentados en posición humana y sostienen cada cual una pieza en la mano (o pata) derecha; da laimpresión de que le toca jugar al faraón, quien, por su actitud, va a causar un estrago en la posición enemiga. Los arqueólogos me aseguran que el papiro es satírico, que se trata de una caricatura de aquel rey casi divino. Cosa que, tangencialmente, nos llevaría a otra comprobación inquietante: en el año 1178 antes de Cristo la caricatura política ya era un género. Lo que sí parece un hecho es queesas piezas, vistas de perfil son piezas de ajedrez. Platón, en el Fedro, supone que el ajedrez es un juego egipcio, y, como Stefan Zweig, atribuye su invención a un dios (Este dios se llama Teut, el que habla es Sócrates. ...Se dice que inventó los números, el cálculo, la geometría, la astronomía, así como los juegos de ajedrez y de los dados, y en fin, la escritura.) Otros griegos creían que fueinventado por los troyanos, en los años del asedio. Hay, por fin, una sospecha científica más asombrosa, la más reciente: la que sitúa su origen en la Mesopotamia, vale decir, en el viejo hogar entre el Éufrates y el Tigris; vale decir, en la cuna misma (en la histórica y en la mítica) de lo humano, ahí donde Gilgamesh encontró y perdió la flor de la inmortalidad y el anciano Utnapishtin le relató,siglos antes de nacer Moisés, la historia del diluvio. Allí, los arqueólogos desenterraron unas piezas de barro cocido, cuyas enigmáticas formas admitirían una hipótesis o al menos una conjetura: ser parte de un casi un adámico juego de ajedrez. Si esto es cierto, el ajedrez sería muy anterior a la guerra de Troya, muy anterior al cruce del Mar Rojo, a los patriarcas, a los más antiguosdocumentos literarios de la humanidad, a la edificación de las pirámides, e incluso a la invención misma del mundo, el cual si le creemos al célebre James Ussher, arzobispo de la Iglesia Anglicana, fue creado por Dios el 22 de octubre del año 4.004 antes de Cristo, a las ocho de la tarde.[1]

Demasiado juego para ser una ciencia y demasiada ciencia para ser un juego, como lo definió Leibnitz,el ajedrez ha sido amado por grandes artistas, pensadores, científicos y guerreros. Tolstoi, Musset, Freud, Schiller, Leibnitz, Göethe, Schumann, Iván el Terrible, Teresa de Ávila, Unamuno, Ramón y Cajal, Einstein, Tamerlán o Napoleón y entre nosotros el Che Guevara, Martínez Estrada y Ruiz Daudet no sólo jugaban al ajedrez sino que a veces fueron verdaderos ajedrecistas. Y entre los argentinos...
tracking img