El alazan maldito y otros cuentos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3444 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
CAPÍTULO 1 EL ALAZÁN MALDITO

Don Braulio Cazares era un hombre riquísimo, dueño de muchas tierras y negocios. Tenía una casa enorme enfrente de la plaza, llena de lujos y con muchos criados. Era poderoso en toda la región. Sólo había procreado tres hijas y anhelaba un varón. Cuando su esposa por fin dio a luz a un niño, decidieron ponerle Braulio como su padre, la criatura fue la adoracióndel hacendado.
El niño creció muy consentido por todos. Era un pequeño hermoso y listo; sus risas y juegos alegraban aquella gran casa.
Guando cumplió diez años, su padre le regaló un caballo precioso, la madre de Braulio no estaba de acuerdo porque creía que el niño era muy pequeño para tener ese animal.
Al niño le brillaron los ojos de gusto cuando vio su regalo y decidió ponerle “El Alacrán”El padre rió por la ocurrencia de su hijo y de inmediato ordenó que lo enseñaran a montar.
Los criados fueron advertidos por su patrón de que el niño no debía salir solo, así que cada vez que el heredero salía a montar iba con alguno de ellos siguiéndolo en otro caballo.
Los criados le decían que no debía correr tan rápido pero el niño, acostumbrado a no obedecer, se divertía haciéndolos enojar;espoleaba al caballo y galopaba a gran velocidad y a veces hasta lo hacía saltar sobre gruesas piedras.
Los criados, preocupados, lo seguían angustiados de que pudiera sucederle algo. Los criados le comentaban al padre una y otra vez que el niño Braulio no hacía caso pero el padre solo reía. Y le decía a su hijo que tuviera cuidado.
Un día que hacía calor, Braulio salió a pasear con su caballoy corría sin hacer caso a nadie, también había salido el tuerto Juan, un niño de su edad que era muy feo ya que además de haber perdido tres dedos y un ojo cuando le explotó un cohete, tenia una joroba y padecía de sus facultades mentales.
Al tuerto Juan le gustaba esconderse en cualquier lado y luego salir gritando y golpeando un bote de hoja de lata con un palo.
Asustar a las personas era sumáxima diversión, lo disfrutaba mucho, aunque la gente algunas veces le diera un coscorrón.
De atrás del tronco de un árbol salió Juan al paso del caballo de Braulio; el animal, espantado, se detuvo intempestivamente y su pequeño jinete cayó, golpeándose la cabeza con una piedra. El niño murió instantáneamente.
El criado que lo iba cuidando llegó a la casa llorando, con el cadáver en susbrazos.
La madre y las hermanas del niño ya estaban en el patio llorando a gritos y abrazando el cuerpecito.
Don Braulio Cazares nunca volvió a ser el mismo.
Después del sepelio de su hijo, se encerró en su casa y se negaba a comer y a dormir.
Murió al poco tiempo diciendo: "Allá voy contigo, mijito".
Al caballo, al que don Braulio le diera un tiro gritando: "¡Animal maldito! ¡Lárgate alinfierno!", decían en el pueblo que lo veían cuando había luna llena y que su espectro corría por las veredas sacando lumbre por los ojos y causando pavor con sus relinchos infernales.

CAPÍTULO 2 OJO POR OJO…DIENTE POR DIENTE

La bruja Teodora era una anciana que vivía en una choza a orillas del pueblo. Su única compañía era una docena y media de gatos de varios colores, entre los que no faltaba, porsupuesto, el negro. También tenía una gata blanca que se llamaba La Güera.
Teodora mimaba mucho a este animal. Un día se perdió la minina, no aparecía por ningún lado. Teodora la encontró muerta cerca de su casa, entre unos matorrales, con la cabeza machacada. Era un batidillo de pelos y sangre.
En una olla de barro llena de agua pudo ver reflejado, por medio de su magia, lo que había sucedido.Un muchacho, al cual llamaban Pepón, había sido el culpable. Este malvado niño de trece o catorce años era muy despreciado en el pueblo por sus fechorías. Con su resortera mataba pájaros, descalabraba niños y rompía vidrios. Pero lo que más le encantaba era lastimar a los perros y a los gatos. A los canes les atinaba pedradas en el hocico que los hacían aullar de dolor y a los gatos los perseguía...
tracking img