El alcoholismo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1145 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL HOMBRE QUE CALCULABA
Capítulo IV

De nuestro encuentro con un rico jeque, malherido y hambriento. La propuesta que nos hizo sobre los ocho panes que llevábamos, y como se resolvió, de manera imprevista, el reparto equitativo de las ocho monedas que recibimos en pago. Las tres divisiones de Beremiz: la divisiónsimple, la división cierta y la división perfecta. Elogio que un ilustre visir dirigió al Hombre que Calculaba.
Tres días después, nos acercamos a las ruinas de una pequeña aldea denominada Sippar cuando encontramos caído en el camino a un pobreviajero, con las ropas desgarradas y al parecer gravemente herido. Su estado era lamentable.
Acudimos en socorro del infeliz y él nos narró luego sus desventuras. Se llamaba Salem Nasair, y era uno de los más ricos mercaderes deBagdad. Pocos días antes, al regresar Basora con una gran caravana, por el camino de el-Hilleh, fue atacado por una chusma de nómadas persas del desierto. La caravana fue saqueada y casi todos sus componentes perecieron a manos de los beduinos.Él –el jefe- consiguió escapar milagrosamente, oculto en la arena, entre los cadáveres de sus esclavos.
Alconcluir la narración de su desgracia, nos preguntó con voz ansiosa: -¿Traéis quizá algo de comer? Me estoy muriendo de hambre. –Me quedan tres panes- respondí.–Yo llevo cinco-dijo a mi lado el Hombre que Calculaba. –Pues bien- sugirió el jeque-, yo os ruego que juntemos esos panes y hagamos un reparto equitativo. Cuando llegue a Bagdad, prometopagar con ocho monedas de oro el pan que coma.
Así lo hicimos.Al día siguiente, al caer la tarde, entramos en la célebre ciudad de Bagdad, Perla de oriente.
Al atravesar la vistosa plaza tropezamos con un aparatoso cortejo, en cuyo frente iba, en brioso alazán, el poderoso Ibrahim Matuf, uno de los visires.
El visir, al ver al jeque Salem Nasair ennuestra compañía, le llamo, y haciendo detener a su brillante comitiva, le pregunto: -¿Qué te paso, amigo mío? ¿Cómo es que llegas a Bagdad con las ropas destrozadas y en compañía de estos dos desconocidos?...
tracking img