El almacen de las palabras terribles

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3146 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
ROMEO Y JULIETA

Hacia el año 1600, en la ciudad de Verona, Italia, vivian dos familias enemigas: los Capuleto y los Montesco. Aunque las razones de su enemistad eran poco importantes, se habian fortalecido tanto que, para entonces, bastaba que un Capuleto y un Montesco se encontraran en la calle para que algo terrible sucediera.
En cierta ocasion, unos sirvientes de la rica familia Montescose encontraron, al doblar una esquina, con unos criados de la igualemente prospera familia Capuleto.
Fue mas que suficiente. De inmediato intercambiaron insultos con la intencion de defender sus respectivos patrones. Estaban a punto de inciar una verdadera pelea cuando dos jovenes, acompañados por sus servidores, llegaron al lugar.
-¡Alto ahí! ¡Deteneos! ¡Que se haga la paz!
Teobaldo, sinembargo, ignoro las buenas intensiones de Benvolio:
-¡Vamos cobarde! ¿De que os sirve la espada? ¡Luchemos! ¡Odio a todos los Montesco!
Benvolio no era capaz de permanecer callado ante un insulto:
-¡Así sea, si eso quereis!
Desenvainaron sus espadas; iban a batirse en duelo cuando unos sirviertes corrieron a avisar a los jefes de ambas familias.
No tardaron mucho en aparecer en escea,asustados, el viejo Capuleto y el viejo Montesco.
-¡Traedme una espada! ¡Rapido! , exclamo Capuleto.
.¡A mi tambien!, grito a su vez el señor Montesco.
La situacion empeoraba cuando, de pronto, de una calle cercana al palacio, salio el principe de Verona.
-¡Alto! ¡Dejad cuanto antes de pelear!
El principe era la autoridad maxima de la ciudad de Verona y tenia poder absoluto sobre ella.
-¡Oh,ciudadanos rebeñldes! ¡Oh, enemigos de la paz! ¡Por vuestra culpa sufrimos en nuestra ciudad desordenes y altercados interminables! ¡La prozama vez que me entere de un encuentro pagareis con vuestra vida la desobediencia!, exclamo el principe.
Los dos viejos se separaros, mirandose con rencor.
Ese dia la paz reino de nuevo en Verona.
-Felizmente, Romeo no andaba por aqui. Esta vez mi hijo seahorro la pelea. ¿Donde esta tu primo, Benvolio?, pregunto el señor Montesco.
-Lo ignoro; pasa las noches en vela, melancolico. Creo que sufre una pasion amorosa, señor..., respondio sonriendo Benvolio.
-¿A su edad?
-No hay edad para el amor. Ahí viene, pero esta tan distraido que no nos ha visto. Vere si consigo hacerle contar lo que le pasa.
El viejo Montesco se alejo al ver acercarse a Romeo. Enefecto, el joven venia muuy triste y su desanimo contrastaba con la juventud y el encanto de su apariencia.
-¿Que pasa, primo? , indago Benvolio.
-Las tristesas estrujan mi corazon..., resspondio Romeo.
-¿Debo entender que sucedio algo malo?
-Solo deves entender, Benvolio, que estoy enamorado de la bella Rosalina y ella no me ama, eso es todo.
Benvolio replico alegremente:
-Creo tener elremedio para tu tristeza. Esta noche, el viejo Capuleto dara un gran baile de disfraces en su casa. Por lo que se, la bella Rosalina acostumbra ir a las fiesta de esa familia, de quien es amiga.
¡Vayamos nosotros tambien al baile, asi podras ver a tu amada y conquistar su corazon!
-¿Ir a casa de nuestros enemigos?
-Nos disfrazaremos. Podras conocer a muchas doncellas hermosas. Veras que existenotras mas bellas que rosalina.
-Esta bien. Ire. Mas no para ver a ninguna otra, ¡sino a aquella que mi corazon eligio!
-¡Veremos! , respondio Benvolio.
La mansion de los Capuleto estaba totalmente iluminada. Benvolio, Romeo y su amigo Mercucio, sobrino del principe de Verona, iban disfrazados como lo exigia la ocasion. Contaban con que nadie os reconociera, pues sabian que, como miembros dela familia Montesco, nunca serian bien reciebidos en aquella casa.
Romeo buscaba ansiosamente a Rosalina cuando, de repente, vio a una joven que no podia tener mas de quince años.
-¿Quien sera esa hermosa doncella que esta saludando a aquel caballero? , pregunto embelesado.
-No lo se, respondio Mercucio. Es dificil reconocer a alguien entre tantor dirfraces. De cuaquier manera, te aconsejo que...
tracking img