El amor en los tiempos del cólera

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1274 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 25 de noviembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
TITULO: El amor en los tiempos del cólera
AUTOR: Gabriel García Márquez
Tema/Idea principal: El amor, que tiene los mismos síntomas del cólera, es vivido desde el título por todos y cada uno de los personajes, y que finalmente es el vencedor en la novela.
Argumento de la obra: La obra se inicia contando el final de la historia, donde se relata la muerte de un hombre en domingo de Pentecostés,Jeremiah de Saint-Amour, un hombre fugitivo y entrañable amigo de uno de los protagonistas, el doctor Juvenal Urbino. Con la muerte de Jeremiah, el doctor presiente su muerte cercana e inminente, y pronto su presentimiento se hace realidad, cuando, al caer de una escalera, tratando de atrapar el loro que él había amaestrado, a sus 81 años, muere. El mismo día del entierro, un hombre, llamadoFlorentino Ariza, le reitera a la viuda, Fermina Daza, su juramento de amor eterno vivido durante cincuenta y un años, nueve meses y cuatro días. Llena de rabia, ella le dice que nunca lo quiere volver a ver.
Así comienza un recuerdo. Cuando Florentino conoció a Fermina, ella era una niña, y él se sentaba en frente de su casa y fingía leer sólo para verla, hasta que decidió entregarle una carta, unade tantas que había escrito para ella. Ella no sabía si responderle, hasta que un día lo hizo. Ellos se comenzaron a enviar cartas en secreto, hasta que en clase, Florentina fue descubierta redactando una de las cartas.
El padre de Florentina, Lorenzo Daza, resuelve llevarla en un viaje a San Juan de la Ciénaga, para que olvide a su amado. Sin embargo, con ayuda de una prima, Hildebranda Sánchez,y una cadena de telegrafistas, ellos siguen escribiéndose en secreto, y terminaron acordando una boda para cuando ella volviera. Cuando Fermina vuelve a su pueblo natal, un día en el mercado, Florentino la sorprende susurrándole al oído: “Éste no es un lugar para una diosa coronada”. Ella lo ve, se sorprende tanto de su aspecto que termina convencida de que todo era una ilusión, y quiso borrarlopara siempre de su vida.
Después de unos años, Fermina conoce a Juvenal, en una consulta debido a que ella parecía tener los síntomas del cólera, y aunque a ella no le simpatizaba mucho el doctor, él vuelve reiteradamente con la excusa de visitar a su padre. Un día con ayuda de la complicidad de éste, Juvenal le pide matrimonio a Fermina, y debido a su insistencia, ella acepta. Cuando Florentinose entera, queda devastado, y emprende un viaje por el río Magdalena, donde, contra su voluntad, pierde la virginidad que reservaba para Fermina. En éste viaje descubre que puede olvidar a Fermina entregando su amor y cuerpo a otras mujeres, 622, hasta la muerte de Juvenal.
Cuando decide volver al pueblo, sin siquiera haber estado en Villa de Leyva un día, donde le habían ofrecido un trabajo,descubre que Fermina está en Francia de luna de miel. Cuando Fermina vuelve, después de dos años de viaje, Florentino vio que ella estaba encinta. Ante ese suceso, no sintió celos ni rabia, sino autodesprecio e inferioridad, se sentía indigno de cualquier mujer, así que se decidió a ganar una fortuna y merecerla, hasta que llegó a ser el dueño de la Compañía Fluvial del Caribe.
Después de serrechazado por segunda vez, a sus 76 años, Florentino vuelve a enviarle cartas a Fermina, 131, tan insistentemente que ella al fin cedió a aceptar su compañía, se veían una vez a la semana, luego diariamente, hasta que, ella admite que nunca amó a Juvenal, y él nunca la amó a ella, y que vivió un amor sin unión y posteriormente una unión sin amor.
Florentino invita a Fermina para que vaya de viaje dedescanso por el río Magdalena y ella acepta. Entonces es cuando le llega a Fermina la hora de preguntarse con dignidad, con grandeza, con unos incontenibles deseos de vivir, qué hacer con el amor que se le había quedado sin dueño. Y reconoció a Florentino como el hombre que estuvo siempre al alcance de su mano aunque ella no lo hubiera notado antes.
Ahora les bastaba con la dicha simple de estar...
tracking img