El amor es una falacia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2353 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL AMOR ES UNA FALACIA (Adaptación del texto original de Max Schulman)

Yo era frío y lógico. Agudo, calculador, perspicaz, certero y astuto; todo eso era yo. Mi cerebro era tan poderoso como dinamo, tan preciso como las balanzas de un químico, tan penetrante como el bisturí de un medico. Y - ¡piensen en esto!- sólo tenía 18 años.

No sucede a menudo que alguien tan joven tenga un intelectotan gigantesco. Tomen, por ejemplo, a John Wilkinson, mi compañero de cuarto en la universidad. La misma edad, el mismo origen social, pero tonto como un buey. Y lo peor de todo, esclavo de la moda. Opino que las modas son la verdadera negación de la razón. Sin embargo, no lo era para John.
Una tarde encontré a John tirado en su cama con una expresión tal de desesperación en su cara: “Mapache”-murmuro con voz ronca. -¿Mapache? – pregunté. – “Quiero un abrigo de mapache” -se lamentó John. “Como un estúpido gasté todo mi dinero en textos de estudio y ahora no puedo comprarme un abrigo de mapache. Todos los grandes hombres del campus los usan. ¡Tengo que tener un abrigo de mapache!” -dijo apasionadamente.

- Pero, ¿por qué, John? Míralo desde una perspectiva racional. Los abrigos demapache son insalubres. Echan pelos. Huelen mal. Pesan demasiado. Son desagradables de ver.

- “Tú no entiendes; daría cualquier cosa por un abrigo de mapache. ¡Cualquier cosa!”

Mi cerebro, ese instrumento de precisión, comenzó a funcionar a toda máquina.
-¿Cualquier cosa? –pregunté. “Cualquier cosa -respondió en vibrantes tonos”.

Yo sabía que en mi casa, mi padre, guardaba un abrigo de mapacheen el ático, el cual usó en su juventud. John tenía algo que yo quería, me refiero a su chica, Diane Stierling. Permítaseme enfatizar que mi deseo por esta joven no era de naturaleza emocional. La deseaba por una razón astutamente calculada. Siendo estudiante de leyes, en pocos años requeriré contar, al igual que todo exitoso abogado, con una mujer hermosa, grácil, de buena familia einteligente. Ella cumplía todas características a excepción de la última. No obstante, pensaba que bajo mi tutela y guía podría modificar esta carencia. Después de todo, es más fácil hacer inteligente a una hermosa niña tonta que hacer hermosa a una fea niña inteligente.

- John: ¿estás enamorado de Diane Stierling? – “Es hermosa y agradable, pero, así como enamorado…no. Solo llevamos un tiempo saliendojuntos. ¿Por qué?”

- Estoy pensando en algo, pero aún no te puedo comentar nada. Te contaré el lunes próximo, después de ir a visitar a mis padres.

-¡Mira! -le dije a John cuando volví el lunes en la mañana, y abrí de golpe mi maleta dejando ver el grande, peludo y deportivo objeto que mi padre había usado en su juventud, como en 1925.

-“¡Por Saint Patrick!” -gritó John reverentemente.Hundió sus manos en el abrigo de mapache y luego su cara. Estaba feliz y emocionado.

-¿Lo quieres? -le pregunté. – “¡Claro que sí! “-gritó apretando la grasienta piel contra su cuerpo. Luego una mirada prudente apareció en sus ojos: -“¿Qué quieres a cambio?”

-A tu chica -dije sin escatimar palabras. – “¿A Diane?” -dijo abriendo sus ojos redondos. - Así es, contesté resueltamente. – “Jamás” -dijo – y lanzó el abrigo lejos de él.

- Okey, le dije. Si no quieres estar a la moda, es asunto tuyo. Me senté en una silla e hice que leía un libro, pero vigilante y observando a John. Me percaté que se quedó mirando el abrigo, enloquecido por el deseo.

- “¿Qué es Diane para mí o yo para ella?” - Nada - respondí yo. – “Ha sido sólo una relación casual, sólo unas pocas risas, eso es todo”, mecomentó. - Pruébate el abrigo - dije.

Una vez que se lo probó, comenzó a mirarse una y otra vez al espejo; reforcé su percepción de lo bien que se veía, hasta que no aguantó más y me dijo. “¡Acepto! - ¿Es un trato? - pregunté, extendiéndole la mano. Me miró a los ojos y estrechó su mano con la mía, diciendo: “Es un trato”.

Con John fuera del camino, logré tener mi primera cita con Diane a...
tracking img