El amor

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (788 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
BRUJA 1: Cuando volveremos a encontrarnos de nuevo cuando trune y caiga rayos y centellas o cuando llueva.

BRUJA 2: Cuando acabe el estruendo de la batalla.

BRUJA 3: Entonces será al ponerse elsol.

BRUJA 1: Ahí nos toparemos con Macbeth.

(Salen el rey Duncan, Malcolm, Donalbain, Lenox y acompañamiento pues van a reconocer a un soldado que viene herido.)

DUNCAN: ¿Quién es aquelherido?

MALCOLM: Es el sargento que arriesgo mi vida para salvarme.

SOLDADO: Sigue indeciso de cual de los dos fatigadores que quieren justamente ocultarse pues se han unido muchos caballeros ygente plebeya a las islas del Occidente y la fortuna se le ha otorgado por los favores que han sido en vano por que el fuerte Macbeth a ganado la VICTORIA.

DUNCAN:¡Oh gracias caballero.!

SARGENTO:Obligo a esos villanos saltarines a confiar en sus talones; pero el señor de noruega con armas comenzó ventajosamente un nuevo ataque.

DUNCAN: tanto te elevan tus palabras de honor. !Llévenlo acurar!

(Se va el sargento auxiliado)

DUCAN: ¿Pero quien viene ahí? (Entra Ross)

LENNOX: Tal es su mirada que parece decirnos cosas extraordinarias.

DUNCAN: ¿De donde vienes ilustre barón?ROSS: De fife, majestad.

DUNCAN: Sublime felicidad

ROSS: Rey noruego, su voluntad será cumplida.

(Entra Macbeth y Banquo)

MACBETH: En mi vida he visto dia tan loco y tan hermoso como este.ROSS: Con alegria ha sabido el rey las noticias de tu victoria Macbeth.

AGUS: Hemos sido enviados para darte gracias en nombre de nuestro real señor.

ROSS: Me han dado la orden que en sunombre te de el titulo de Barón Cawdor.

MACBETH: Les agradesco todas su molestias.

BANQUO: Pendientes estamos de tus deseos

(Salen)

Suenan trompetas y clarines. Entran DUNCAN, MALCOLM,DONALBAIN, LENNOX y servidumbre.

DUNCAN:¿ Ha sido ya ejecutado cawdor?

MALCOLM: No todavía no mi señor.

Entran MACBETH, BANQUO, ROSS Y ANGUS.

DUNCAN: ¡Oh, insigne primo! Ya me pesaba el pecado...
tracking img