El aprendiz y la carga de arroz

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (941 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
El aprendiz
Y la carga de arroz

Cuando honguito le mostró a su amigo grulla la bolsa de arroz que había conseguido, se sintió muy complacido.
Grulla levantó su muleta en homenaje: ¡Vamos, dimecómo conseguiste gran fortuna! ¡Seguramente es un relato que valdrá la pena escuchar!
Honguito había estado por el camino, en las rondas que hacía cada mañana entre las pilas de basura de la aldea. Derepente se dio cuenta de que delante de él iba un hombre que llevaba una pesada carga en un morral hecho de ramas. Sobre éste había una caja de paja que contenía arroz.
Con sólo mirar la caja llenade arroz, a honguito se le hizo agua la boca.
El hombre se había detenido en el camino para acomodar su carga.
Mientras honguito lo miraba atónito, el arroz comenzó a escurrirse por un orificio dela caja. Sin advertirlo, el hombre continuó su camino.
Por un momento, los pensamientos de Honguito lucharon entre sí.
“¡Díselo rápido antes de que pierda demasiado arroz! ¡No! No digas nada...Podrás recoger el arroz cuando cruce el recodo del camino…”.
Honguito tomó una decisión. Corrió para alcanzar al hombre.
Honorable señor dijo Honguito. Cuando iba detrás de usted advertí que iba dejandoarroz por todo el camino.
El campesino se volvió y vio la estela de arroz. Empujó hacia atrás su sombrero, se rascó la cabeza y rió arrepentido:
La impaciencia dijo el campesino. Debí tejer estacaja con doble pared; pero habría tomado más tiempo. Ahorra pago por no aguardar un poco más.
El hombre metió unas ramas en la caja y al reanudar su camino, gritó sobre su hombro:
El bien merece elbien, muchacho. El arroz que quedó en el camino es tuyo. Recógelo.
Honguito se inclinó complacido por su decisión. Había aprendido del ejemplo de su amigo Grulla. Buscaba en los bosques, recogía losgranos caídos en el otoño. Eran maneras honorables de conseguir comida. Pero robar y mendigar, decía Grulla, hacían del hombre algo similar a un perro.
El trabajo le da dignidad al hombre; robar se...
tracking img