El arco iris es la ruta del retorno a guinea

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1814 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El arco iris es la ruta del retorno a Guinea.

La gran cantidad de alimentos de Palmares restaban las penas que, en plena tranquilidad, padecían las zonas azucareras del litoral. Los esclavos que habían sido liberados, la defendían con habilidad y coraje porque tenían el derecho a la propiedad de la tierra era comunitario y no circulaba el dinero. También en Cuba se sucederían loslevantamientos.los esclavos se suicidaban en grupo; formaban huelga y salvajería por el otro mundo. Todavía existían las religiones africanas en America, animadas por la nostalgia, las leyendas y los mitos de las patrias acabadas. Aunque la religión católica abarca, en la información oficial, el 94 por ciento de la población de Brasil, en la realidad la población negra conserva vivas sus religión y su fereligiosa, a menudo camuflada tras las figuras sagradas del cristianismo.

La venta de campesinos.

En 1888 se prohibió la esclavitud en Brasil. Cada campesino recibirá 10 hectáreas de superficie, si sobrevive a las fiebres tropicales de la floresta.

Algunos autores estiman que no menos de medio millón de nordestitos sucumbieron a las epidemias, el paludismo, la tuberculosis o el beriberien la época del auge de la goma.
No solo la fiebre; también aguardaba, en la selva, un régimen de trabajo bastante parecido a la esclavitud.
La mayor parte de la producción de caucho provenía por entonces del territorio del Acre, que Brasil había arrancado a Bolivia al cabo de una fulminante campaña militar.

Venezuela se identifico con el cacao, planta originaria de América, durante largotiempo. En las últimas décadas del siglo XIX, se desato, la glotonería de los europeos y los norteamericanos por el chocolate. El progreso de la industria dio un gran impulso a las plantaciones de cacao en Brasil y estimulo la producción de las viejas plantaciones de Venezuela y Ecuador.

Brazos baratos para el algodón.

Brasil ocupa el cuarto lugar en el mundo como producto de algodón;México, el quinto. En conjunto, de América Latina proviene más de la quinta parte del algodón que la industria textil consume en el planeta entero.
Los excelentes agrícolas norteamericanos son el resultado de los fuertes subsidios que el estado otorga a los productores.
El algodón latinoamericano continúa vivo en el comercio mundial, mal que bien, gracias a sus bajísimos costos de producción.Incluso las cifras oficiales, mascaras de la realidad, delatan el miserable nivel de retribución del trabajo.
En la actualidad, Anderson Clayton es la principal firma exportadora de café de Brasil. En 1950 se intereso por el negocio.

Brazos baratos para el café.

Hay quienes aseguran que el café resulta tan casi importante como el petróleo en el mercado internacional. A principios de la décadadel cincuenta, América Latina abastecía las cuatro quintas partes del café robusta, de África de peor calidad pero de precio bajo.
El café había traído consigo la inflación a Brasil; entre 1824 y 1854, el precio de un hombre se multiplico por dos. Ni el algodón del norte ni el azúcar del nordeste, agotados ya los ciclos de la prosperidad, podían pagar aquellos caros esclavos.
En los añosprósperos que siguieron a la primera guerra mundial, la voracidad de los cafetaleros determino la virtual abolición del sistema que permitía a los trabajadores de las plantaciones cultivar alimentos por cuenta propia.
En Guatemala las plantaciones de café pagan aún menos que las de algodón.
En Colombia, territorio de vertinentes, el café disfruta de la hegemonía. Según un informe publicado por larevista time en 1962, los trabajadores solo reciben el cinco porciento, a través de los salarios, del precio total que el café obtiene en su viaje desde la mata a los labios del consumidor norteamericano.

La cotización del café arroja al fuego las cosechas y marca el ritmo.

En 1889 el café valía 2 centavos y seis años después había subido a nueve; tres años después había bajado a cuatro...
tracking img