El arte de soplar brasas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1613 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
COACHING
EL ARTE DE SOPLAR BRASAS
LEONARDO WOLK

“La mente no debe llenarse cual recipiente
sino encenderse como fuego”

Plutarco

Que es Coaching

Veces, queriendo saber qué es coaching, mepreguntan: “¿Cuál es tu trabajo?,¿Qué hace un coach?”. Respiro profundamente, recuerdo situaciones y muchas personas que coacheando “despertaron” lo mejor de sí, y ante la mirada atónita de mi interlocutor respondo: “El coach es…soplador de brasas”
Qué quiero expresar con ello? El libro del Génesis dice: Entonces dijo Dios:”Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza”.Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente”. Muchos se preguntan, ¿porque habla Dios en plural? ¿a quien habla si todo existe a partir de la nada?. Algunos dicen que hablaba con los ángeles, otras interpretaciones dicen que lo hacía con seres de otras galaxias. De acuerdo con algunas lecturas, prefiero lainterpretación que dice que está hablándole al mismo ser humano y a su condición de incompletad. Es el ser quien con su propio esfuerzo debe recorrer el camino de la completad, como si Dios dijera: “puedo crear seres perfectos pero ese no es mi concepto de hombre” (o de ser). El individuo recibe así, en un soplo vital, un alma divina que lo diferencia del resto de la Creación. El concepto es el de un serhumano creador y auxiliar de Dios en la creación. En el siglo XX, el filósofo alemán Martín Heidegger dirá que ese ser que se pregunta por el ser, no será otro que el ser humano. Tiene que hacerse cargo de su ser, y la forma en que lo haga comprometerá toda su existencia. Sartre y muchos otros hablarán, luego del hombre desafinado y condenado a ser libre y escoger sus acciones.
Creatividad yespontaneidad –según Jacobo L. Moreno- son aspectos que todos traemos al nacer, aunque dejamos luego que la sociedad o la cultura limite su desarrollo. Ambos forman parte también de una filosofía del aprendizaje. La espontaneidad opera como catalizador o como una enzima. Creando, el individuo puede convertirse – a semejanza- en un Dios.
El ser busca la Liberation de esa espontaneidad, perodesde su incompletad, vulnerabilidad, incertidumbre, tanbien busca la (aparente) seguridad del no cambio. Aferrándose a las “conservas culturales” (producto de la creación, lo ya creado) obstaculiza su crecimiento para evitar el sufrimiento del aprender (expandir capacidad de acción efectiva).
He visto e interactuado a lo largo de los años con personas inteligentes, brillantes, excelentesprofesionales y expertos en su respectiva tareas, que me han consultado porque se sentían “atrapados”, desmotivados y con sentimientos de incompetencia ante circunstancias difíciles y/o alternativas riesgosas. Uno de mis primeros interrogantes desde el rol de coach es preguntarles cómo se veían en sus inicios profesionales, que sueños tenían. Muchas veces observo entonces como un fuego sagrado, ojosque se iluminan como brasas de ilusión. Y pienso, “¡Esto no se perdió! ¡Está! Casi apagado… pero ¡está! El conocimiento, la pasión, aún perduran”.
En Brasil, he aprendido de mis alumnos que despertar se dice acordar. Despertar para recordar. Por ello, en una primera definición poética y espiritual, me defino y defino al coach como un soplador de brasas. Como un socio facilitador del aprendizaje,que acompaña al otro en una búsqueda de su capacidad de aprender para generar nuevas respuestas. Soplar brasas para re-conectar al humano con su Dios perdido.

“Lo mejor que puedes hacer por los demás no es enseñarles tus riquezas sino hacerles ver la suya propia”
Goethe

Coach: Líder, Detective, Provocador y alquimista...
tracking img