El astrológo del conde de nieva

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2941 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Investigación Astrológica sobre la Muerte
del Virrey Conde de Nieva

Antecedentes

Refiere el cronista Fernando Montesinos, entre las muchas cosas que del Virrey dejo escritas, que al poco tiempo de llegar Su Excelencia a Lima tuvo un gesto por demás extraño, llamo a un criado suyo que era astrologo muy hábil y una vez en su presencia le mando sacar su horóscopo o “levantarle figura”, comoentonces se decía. No sabemos a ciencia cierta quién pudo ser este criado, pero la verdad es que el Conde “le tenía por hombre sabio” en su disciplina y estaba dispuesto a sacar alguna conclusión de su pronóstico. Ocurrido lo que acabamos de decir, el astrologo se echo a indagar por el espacio y el Virrey quedo esperando en las estrellas que alumbraban su futuro.

Varios días transcurrieron sinsaber el uno del otro. El de Nieva andaba ansioso por saber el resultado de su horóscopo. Pero su curiosidad se vio frenada por las repetidas ausencias de quien se lo tenía que decir. Quejoso estaba ya el Conde del incumplimiento del astrologo, cuando este se presento un día muy callado y melancólico. No paso inadvertida al Virrey la expresión de su semblante e intrigado lo invito a confiarle lacausa de su angustia. Pero el servidor guardo silencio respondiendo cuando más con evasivas. No satisfizo al Conde nada de esto y la imperiosa orden del señor se dejo sentir con aspereza. Mas el mutismo del criado la supo resistir con el ánimo del que quiere evitar peores ratos. Por varios días el aposento fue testigo de estos interrogatorios infructuosos, hasta que por fin uno de ellos el criadose dispuso a hablar guiado por el deseo de contentar a su señor. Fue entonces que con voz entrecortada y grave le comunico el astrologo: “que la razón de su tormento y tristeza era que por su ciencia había sacado seria su vida breve y desdichada y su fin repentino y lastimoso”.
Ante semejante horóscopo el Virrey quedo confuso. Conocía muy de cerca a su criado y confiaba demasiado en suspronósticos para poder dudar de su certeza. El Conde debió de maldecir la hora en que quiso enterarse de su terrible porvenir. Pero era demasiado tarde. Disimulo lo mas que pudo su nerviosismo y sobreponiéndose al natural terror que embargaba su persona, se animo a preguntar estoicamente sobre la forma del suceso y el tiempo en que se cumpliría. El astrologo estuvo un tanto ambiguo al informar de lo primeropero demasiado explicito al responder a lo segundo, pues basando su argumento en la conjunción de dos planetas, nombro primero un año, luego un mes, después un día.
El Virrey no pudo disimular su mucha pena. Noto el astrologo la turbación del Conde y arrepintiéndose en parte de lo que había confesado, se apresuro en decirle: “que la ciencia no era infalible; que tenia mil falencias, pero que erabien guardar y observar los influjos de los astros con prudencia”. El Conde no se dejo ganar por estas frases de esperanza y volviendo a tomar el dominio de su voluntad, se encaro con su interlocutor para prohibirle dos cosas: la una era, que no volviese a hablar del tema en toda su vida. La otra, que descubriese a nadie su secreto; añadiendo que su algo quedaba por hacer, no era, precisamente,confiar en la equivocación de las estrellas, sino pedir al Creador de tales cuerpos no permita que se cumpla su sentencia. Dicho esto, el Virrey saco un despacho de Corregidor y luego de firmarlo con su mano, se lo alargo al buen criado en señal de agradecimiento. Cuando este hubo salido de la pieza, el de Nieva, reclinado en un escritorio, anoto el día fatídico que el astrologo había señalado.
Lasestrellas continuaban su lento caminar. La confluencia temida por el Conde de Nieva estaba en vísperas de realizarse y su proximidad espantaba, porque desde que murió D. Pedro de Valdivia en Tucapel, los vecinos no hacían sino hablar de los astrólogos. Contaban que uno le pronostico en el saqueo de Roma “que había de morir a manos de sus vasallos” y esto, a pesar de las risotadas de los...
tracking img