El atentado contra el beato, eduardo granados palma

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1274 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Este 13 de mayo se cumplieron 30 años del atentado contra la vida del hoy Beato Juan Pablo II. En lo personal tuve la oportunidad y la responsabilidad de organizar su seguridad personal dentro de la Nunciatura Apostólica en su visita a México en 1999. Pero el análisis sobre las condiciones que llevaron al turco Ali Agca a meterle dos tiros al líder de la Iglesia Católica están hoy mas vigentesque nunca. Este atentado, junto con el asesinato de John F.Kennedy, representa el nivel más alto al que el terrorismo llegó en el pasado siglo. Fueron atacados los dos principales símbolos del poder mundial: el político y el religioso. El atentado contra Juan Pablo II demuestra la importancia alcanzada por el jefe de la Iglesia católica; el papa Wojtyla sabía bien quien lo quería muerto, siempresupo que corría peligro y el desinterés que siempre mostró por las investigaciones está relacionado con la interpretación espiritual que daba al mismo.

El misterio sin resolver referente a los cerebros del atentado, cuya solución, como escribió en su testamento, estaba a la vista de todos y la evidente intervención de tipo milagroso que desvió los disparos de un asesino muy hábil, han cargadoeste acontecimiento de un fuerte significado espiritual, confirmado con la coincidencia de que ese día era el de la primera aparición de la Virgen de Fátima, cuyo mensaje se refería al comunismo.

Juan Pablo II fue el pontífice más amenazado de la historia moderna de la Iglesia. El primer atentado, frustrado y apenas conocido, se produjo en la Basílica de Guadalupe, en 1979 en México, dondeFernando Alvarez Tejada iba a colocar una bomba. Un mes antes del atentado en la Plaza de San Pedro en el Vaticano en 1981, momentos antes de llegar el Pontífice al estadio de Karachi en Pakistán se registró una explosión a escasos metros de donde iba a oficiar la misa. El terrorista murió por la deflagración. Casi al año después de los disparos de Ali Mehmet Agca, el 12 mayo 1982, el sacerdoteintegrista español Juan Fernández Krohn fue detenido en el santuario mariano de Fátima en Portugal, tras abalanzarse sobre el Pontífice con una bayoneta. Posteriormente, en mayo de 1983 un artefacto explosivo destruyó la tribuna levantada para su Santidad en un barrio periférico de Milán, donde Juan Pablo II daría una misa al día siguiente. En mayo de 1984 un estudiante surcoreano de 22 años disparó unapistola de juguete contra el vehículo que transportaba a su Santidad por las calles de Seúl, y en noviembre de 1986 un joven de origen irlandés fue detenido en Brisbane, capital de Queensland, Australia, con cinco "cócteles molotov" que tenía preparados para atentar contra el Pontífice, mientras realizaba un viaje pastoral a Australia. En septiembre de 1990 la oposición al Gobierno de Costa deMarfil tenía preparado un plan para asesinar este día al Papa en Yamusukro, durante la inauguración de la basílica Nuestra Señora de la Paz, según confirmó en su momento el presidente de este país africano, Houphouet Boigny.

A lo anterior hay que unir alarmas sobre eventuales atentados, que después se desvelaron infundadas, en la mayor parte de sus 102 viajes y "proclamas" de desconocidos gruposque amenazaban con matarle durante la visita al país. Así ocurrió durante la última visita a Croacia en junio de 2003, cuando un desconocido grupo islámico amenazó con matarle cuando visitase la zona cercana a Bosnia.

Un total de cuarenta y cuatro papas murieron a lo largo de la historia de forma violenta, como por ejemplo Teodoro II, en el 897; Juan X, en el 928; Benedicto VI, en el 974; JuanXIV, en el 984, y Gregorio V, en el 999; claro, en esas épocas, todos los papas eran guerreros.

La tarde del 13 de mayo de 1981 Mehmet Ali Agca disparó contra el Papa, mientras éste se desplazaba por la Plaza de San Pedro en un vehículo abierto. El pontífice fue herido en la mano, brazo y abdomen. Pocos años más tarde en diciembre de 1983, el Papa lo visitó a la cárcel de Rebibbia, conversó...
tracking img