El avatara

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2603 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL AVATARA
Llegó el Gran Dalai Lama a la ciudad de Cusco. Este hombre es una autoridad espiritual de oriente, alguien como el Papa. Bueno, lo cierto es que ofreció una conferencia en el nuevo anfiteatro de la Municipalidad Central.

Yo estaba dando vueltas por el centro de la ciudad, así que decidí entrar y escuchar al sabio. Su mensaje fue alentador, habló de la paz universal, del amorfraterno, de su respeto hacia Jesús el Cristo, del futuro de las culturas, de la importancia de la cultura Inca, y de otros importantes temas. Fue un buen discurso, nos dejó valiosas palabras de sabiduría.

Terminada la conferencia, los huachafos de siempre, rodearon a Dalai Lama. Estos señores son una sarta de “deidades” locales: místicos, brujos, religiosos, algunos antropólogos y otros sujetos quecreían tener el derecho privilegiado de seguir conversando con el Dalai Lama. La verdad es que no hay nada de malo en todo esto, supongo que es legítimo que alguien desee continuar sus conversaciones con tan notable personaje. Lo que no me gustó es que muchos de ellos estaban vestidos con trajes especiales: túnicas andinas, flores en la cabeza, algunos llevaban cruces, varayocs, cetros y todasuerte de huachaferías y todo para llamar la atención del Dalai Lama.

Me fui del lugar, pues terminada la conferencia, a parte de reír un momento gracias al espectáculo de los infaltables huachafos, no había nada más que valiera la pena. Estaba saliendo cuando escuché el llamado de unos conocidos. Volteé y me encontré con unos amigos que venían rodeando a uno de los huachafos que vestía una largatúnica blanca. Los esperé un momento a que llegaran. Me invitaron a una velada en la casa del huachafo.

Bueno, una velada, ¿por qué no? Así que nos encaminamos rápidamente hacia la calle del Triunfo y entramos a una de esas grandes casas. Saludé al sujeto vestido con túnica, pues, era lo mínimo que podía hacer. Yo era un invitado y al parecer él lideraba al grupo, además mostraba una actitud tandistante y dominante, que me hubiera creado un mal ambiente pasándolo por alto. La verdad es que al verlo así, ataviado con una túnica, el cabello largo, las barbas crecidas y hasta unas sandalias de cuero, en cierto momento me pregunté: “¿Quién mierda se cree este huevón?”

Bueno, bueno… nos reunimos en un salón, alguien colocó música espiritual y prendió unos inciensos para darle al ambienteun toque místico, propicio para la ocasión. Mis amigos me informaron que la idea era conversar un poco sobre la llegada del Dalai Lama y escuchar algo del mensaje del “Hermano Mayor” (así llamaban al sujeto de la túnica). Al principio estuvimos hablando de generalidades, hasta que el tema se impuso por sí mismo, hablamos de religiosidad, misticismo, del nuevo milenio, la Era de Acuario, laevolución del hombre, Dios, etc.etc. El “Hermano Mayor” no hablaba casi nada, asentía de rato en rato con una sonrisita cojuda, esa actitud me pareció de lo más antipática.

Habría pasado una media hora, hasta que a alguien se le ocurrió encender un cigarrillo, y como nadie reclamó, ni siquiera el “Hermano Mayor” dijo nada, entonces, varios decidimos fumarnos un pucho. Al poco rato a alguien más se leocurrió la feliz idea de proponer comprar unos piscos, para calentar la fría noche y matizar la conversación. Pensándolo bien, es una muy mala idea mezclar misticismo con tragos. Bueno… total, por mí estaba bien tomarse unos tragos en una noche de viernes.

Luego de reunir una generosa cuota, la comisión regresó a la casa con tres botellas de Pisco “Biondy” para las 10 personas que estábamosconversando. La conversación se puso animada. El “Hermano Mayor” aceptó de buen agrado unos tragos y ¡Oh milagro! Al cabo de unas cuantas copas, comenzó a hablar como un loro descosido. Nos enfrentamos en una acalorada discusión sobre misticismo. El tipo despotricó contra Sergé Raynaud de La Ferriere, contra María Blavatsky y otros místicos, criticó ácidamente al Dalai Lama, indicando que a él le...
tracking img