El azar del destino

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (526 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 13 de noviembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
El Azar del Destino
Sophia Sekel

Un hombre caminaba por la acera de las concurridas calles de San Cristóbal. Ciudad pequeña y densa, de gran religiosidad y cultura clásica; iglesias, museos,plazas y mercados se intercalaban por cuadras. Perdido en el pensamiento, mirando de frente el atardecer, el hombre soñaba despierto: su ya-escrito por venir, su presente incierto y el a veces regocijo ya veces pesar de su pasado. A su temprana edad era ya un trovador del mundo, de gran experiencia en su caminar tanto por las veredas del mundo común como del mundo de fe. Y así, llegó el día en quepudo poner su creencia en el destino a prueba.

Miro de frente a una mujer hermosa, de estatura correcta y erguida postura cuyo caminar hacia imposible pasarle desapercibida. Él fijo su mirada enella, y al encontrarse sus ojos una extraña sensación de intensa energía fluyo de su mirada y les lleno ambos cuerpos. Caminaron el uno junto al otro compartiendo ese inexplicable momento. Él titubeó,pero hoy, decidió, es el día en que el destino le exhortaba a actuar, si es que el destino realmente existe.

Se volteó el hombre hacia la bella, la detuvo y le preguntó su nombre. Hubo una conexiónextraña pero inmediata, fugaz y apasionante, y decidieron ambos compartir una taza de café. Tuvieron la conversación más increíble que a cada momento deseaban no concluyera. Se enteraron de las muchascosas que compartían en común: Ambos amaban tanto a sus perros miniatura franceses como a sus mañanas solitarias junto al papel y pluma. Y de las cosas en que estaban en polos opuestos creyeron poderentenderse: Ella era amante del buen comer y él se conformaba con la buena salud que le daban las legumbres. La atmósfera alrededor de la mesa que compartían era mágica y parecía como si conversaranen una bola de cristal, completamente aislados y ajenos al mundo de su derredor; en ese momento existían solamente ellos.

Despidiéndose, cada quien continuó su rumbo en direcciones opuestas,...
tracking img