El balón y la alegría

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3592 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Gracias por su aceptación.



















































































































































EL BALÓN Y LA ALEGRÍA



Pasaron días de lamuerte de Teófilo Chumpitaz. El avión que cayó al mar no lo hallan. Sólo los pescadores que navegan en su trajín diario hacen llegar la noticia de haber visto al gran ídolo deportista entre los cerros de olas del imperio marino, dirigiendo la mirada sonriente a las generaciones y haciendo aflorar en su rugir el mensaje: “ ¡fuerza!, ¡garra!, ¡corazón...! y ¡triunfo!”.





I— ¿Primo, cuándo me harán jugar? Porque cada semana que pasa, solamente caliento la banca de suplentes. Yo creo, puedo sudar la camiseta mejor que los otros –pregunta algo turbado Teófilo Chumpitaz, aun sin presentir sus triunfos y la muerte prematura.
— Es cierto, yo también noto tu juicio, pero el director técnico es quien ordena. Cuando jugamos el encuentro anterior manejamos mejorel partido, gracias al avance que creaste por la punta izquierda y un servicio al centro, fue motivo del tanto – alega el primo.
— Eso no dice el entrenador. Hay cinco jugadores, sus engreídos que no mejoran su rendimiento, pero siguen de titulares. Por esa situación, los hinchas están cansados, porque las derrotas son incuestionables y estamos ubicados en el penúltimo lugar en latabla de posiciones –aclara Teófilo Chumpitaz.

Teófilo Chumpitaz de una estatura mediana, escasamente corpulento, trigueño, cabello lacio y con diecinueve años de edad, es todo un jugador. Para ir al entrenamiento, el joven deportista deja el asiento de la casa y empieza el camino a paso lento y sereno con dirección al estadio. Teófilo Chumpitaz va conversando con palabras de sabor adeporte y siempre al costado de Juan Carlos Ramírez, su primo.


— Anoche, uno de los jugadores que mostraba compañerismo con el director técnico, estaba confesando a uno de sus amigos, que los cinco jugadores
- 3 -


del equipo habían abonado para ser titulares y por tal motivo, el entrenador no explicaba nada y siempre se hallaban con ese favoritismo–revela el primo cerca a una cuadra del estadio.
— ¿Verdad?, no te creo –resiste Teófilo Chumpitaz en creer.
— Es cierto, primo –nuevamente afirma Juan Carlos Ramírez–. Entonces, por qué crees que ellos beben en las cantinas, incluso con el director técnico y es casi siempre después de cada partido.
— Eso sí, dijiste la verdad –admite meneando lentamente la cabeza TeófiloChumpitaz–. Una noche, también los vi en una discoteca, cuando al día siguiente teníamos un partido decisivo.
— Entonces, es verdad lo que está sucediendo. Pero persistamos y sabremos cómo quedaremos a la finalización del campeonato –dice Juan Carlos Ramírez.
— Pero yo te aseguro que mantendremos hasta el final el penúltimo lugar. Y si perdemos por una abultada goleada con elequipo que está en la última colocación en la tabla de ubicaciones, será segura nuestra baja a la Segunda División –contesta Teófilo Chumpitaz–. Salvo que suceda algún milagro para salvarnos del fantasma del descenso.
— No sé por qué, siempre le dan la dirección técnica al mismo entrenador cada año, a pesar que la hinchada no está de acuerdo –murmura Juan Carlos Ramírez–. A este paso,¿cuándo campeonaremos? También recordé que el director técnico, había pagado coima a los dirigentes del club, por eso, está ya más de tres años; pero sin hacer conocer grandes glorias al equipo.
— Tal acción lo sospecha todo el mundo. ¿Por qué crees que siguen ratificando al director técnico habiendo otros mejores? Los entrenamientos no nos convencen. No hay disciplina con los...
tracking img