El banquete de las lenguas humanas.. esopo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (541 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El fabulista griego Esopo fue esclavo de un rico mercader. La sabiduría de Esopo era legendaria, de modo que su amo la puso a prueba. Un día le dio un saco de monedas y le dijo:
-Ve al mercado ycompra los mejores ingredientes que halles para un banquete. Te pido que me traigas el mejor alimento del mundo.
Al cabo de un rato Esopo regresó del mercado y colocó encima de la mesa del mercader unplato cubierto por un finísimo trapo de lino. El mercader lo levantó y se sorprendió:
-¡¡Ah!! ¿Lengua? Nada mejor que una buena lengua, sin duda. Los pastores griegos la hacen buenísima. Pero, dime:¿por qué has elegido exactamente la lengua? ¿Por qué es el mejor alimento del mundo?
Esopo le replicó tímidamente:
-¿Qué puede haber mejor que la lengua, señor?
La lengua nos une a todos cuandohablamos. Sin la lengua no nos entenderíamos. La lengua es la clave, el órgano de la verdad y de la razón. Gracias a la lengua se construyen ciudades, gracias a la lengua podemos expresar el amor quesentimos. La lengua es el órgano del afecto, de la ternura, del amor, de la comprensión. Es precisamente la lengua la que hace que los versos de los poetas sean eternos, la que consigue hacer que perdurenlas ideas de los grandes escritores. Con la lengua se enseña, se persuade, se instruye, se ruega, se explica, se canta, se describe, se elogia, se demuestra, se afirma. Con la lengua decimos "madre"y "amada" y "Dios". Con la lengua podemos decir "sí", con la lengua podemos decir "te amo". ¿Qué puede haber mejor que la lengua, señor?
El mercader se levantó, entusiasmado:
-¡Muy bien, Esopo!Verdaderamente me has traído lo mejor del mundo. Venga, toma este otro saco de monedas. Vuelve al mercado y tráeme lo peor que halles. Me muero por saber cuál es la magnitud de tu sabiduría.
Esopo tardóun poco más, pero también volvió del mercado con un plato cubierto. El mercader lo recibió con un sonrisa:
-Hummmm, ahora que ya sé qué es lo mejor, veamos qué es lo peor.
El mercader descubrió...
tracking img