El bogotazo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1528 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
ENSAYO

EL BOGOTAZO Y VIOLENCIA EN COLOMBIA

Tesis: Las esperanzas de una sociedad más justa, terminaron con la muerte del líder que encarnaba las esperanzas de los más pobres.

AQUEL 9 DE ABRIL DE 1948
‘‘Yo no soy un hombre, soy un pueblo’’
Para empezar, nacido en Manta (Cundinamarca), Gaitán llegó a ser uno de los mejores penalistas y políticos de la época. Estudió en la facultad dederecho de la Universidad Nacional en 1925 y se graduó en derecho penal en la Universidad de Roma. La astucia y habilidad política hicieron de Gaitán un verdadero jefe que despertó admiración y se implanto en el corazón de su pueblo. Fue el capitán del "país nacional" que se enfrentó valerosamente al "país político", señalando la politiquería, la corrupción, el fraude y el engaño como las plagas queconsumen a la Nación, oprimen al pueblo y no permiten progresar. Esta labor no sólo la realizaba en el Congreso de la República, sino en la oficina de abogados que él tenía, lugar donde sucedería el asesinato. A las 9 de la mañana el caudillo llegó a su oficina.
En la mañana de ese día, Juan Roa Sierra, un joven esquizofrénico que vivía en el barrio Ricaurte, salió de su casa sin bañarse niafeitarse. Vestía un raído traje carmelita de paño rayado, zapatos amarillos rotos y un sucio sombrero de fieltro. A las 10 de la mañana se dirigió al centro de la ciudad, al famoso café Gato Negro, popular sitio de reunión de intelectuales, periodistas, poetas y bohemios, localizado a pocos metros del edificio Agustín Nieto, donde Gaitán tenía su oficina de abogado. Hacia el medio día Roa Sierra sedirigió a la oficina del penalista. La secretaria, Cecilia de González, atendió la inesperada visita del extraño que solicitaba entrevistarse de inmediato con el jefe liberal. Al no ser atendida su petición Roa Sierra abandonó la oficina con muestras de altanería y desagrado, y se ubicó sobre la carrera séptima, cerca de la puerta del edificio.
Entre las 12 y la una de la tarde arribaron a laoficina Jorge Padilla, Alejandro Vallejo, Pedro Eliseo Cruz y Plinio Mendoza Neira, amigos personales de Gaitán. Hacia la una de la tarde Mendoza Neira invitó a los asistentes a almorzar al Hotel Continental. Al salir del ascensor Plinio Mendoza tomó del brazo a Gaitán y detrás siguieron Cruz, Padilla y Vallejo. En el momento que llegaron a la puerta del edificio, siendo la 1:05 de la tarde, RoaSierra apuntó con el revólver a Gaitán, quien de inmediato se desprendió de Plinio y trató de regresar al edificio. En ese instante el homicida disparó tres veces sobre él. Las tres balas que segaron la vida de Jorge Eliécer Gaitán Ayala, se convirtieron en el resonante que partió en dos la historia del siglo XX en Colombia.
Apresurados por la inesperada circunstancia sus acompañantes buscaron unvehículo para llevarlo a la Clínica Central. El doctor Hernando Guerrero Villota recibió y despidió para siempre al líder Jorge Eliécer Gaitán, su agonizante paciente que casi sin signos vitales llegó sumergido en un mar de sangre, al área de urgencias donde el doctor Guerrero cumplía su turno. La llegada del agonizante Gaitán terminó siendo una huella indeleble. La vida de un sueño cargado deprosperidad para sus millones de seguidores se detuvo con la emergente inercia en los órganos de un Gaitán que enterraba sus banderas, liberando el paso a la inconsciencia, la destrucción y el horror. El reloj marcaba la 1:50 de la tarde, cuando a la ira convergió un pueblo, que veía en la muerte de su líder la victoria implacable de la vergüenza.
Por consiguiente, el pueblo gaitanista, como terco enescribir con sangre la consigna de su indignación, se volcó a las calles para adentrarse en una lucha sin dirección, sin causa y sin efecto, más que destrozos, dolor y muerte. Comenzaron los saqueos, los enfrentamientos, los incontrolables incendios, robos y ruinas; el comienzo de una era cargada de represión y crueldad, idéntica a la de las fuerzas del orden que se atrevieron a abrir fuego...
tracking img