El buen tomar del mate

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1832 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Los medios de comunicación: ¿axiomáticos, recicladores o tan sólo es una utopía propia?

Nuestras vidas están colapsadas por innumerables y retóricos cuestionamientos acerca del poder que rige nuestras vidas. Es una herramienta fundamental, básicamente se lo relaciona con la fuerza, pero a niveles más sustanciales es una capacidad para cambiar la realidad. El poder es un arma de doble filo,filos que se acoplan según al modo de obrar de cada persona, dicho de otra manera, el poder puede ser utilizado para buenos o malos fines, éticos o no.
Yendo mas allá en el razonamiento explicito, se plantea la idea de la utilización de los medios masivos de comunicación para modificar y/o amoldar ciertas realidades a los intereses propios de cada empresa, y aquí es cuando entra en juego la razón,facultad que posee el ser humano para identificar conceptos, cuestionarlos e investigarle la coherencia.
El hombre desde su añejo nacer, tuvo la necesidad de comunicarse hacia sus pares para conseguir medios de subsistencia personal, pero a medida que la línea histórica que divide los mares de nuestra historia se acrecentó, esa necesidad comenzó a ser mas impetuosa; y allí es cuando el manejode la astucia por intereses particulares, fue convirtiéndose en el actor principal de la obra.
A modo fragmentario de inicio desintegro dicho entendimiento kantiano: “Pensamientos sin contenidos son vacíos; intuiciones sin conceptos son ciegas.”. Nombrada tautología parece ser el mismo meollo de nuestra realidad, pero en el modo visionario, exotérico y crítico de Kant parece ser lo que él llama:lógica trascendental de entendimiento de nuestro conocimiento. Bien podría asignarse a lo ocurrido en el orbe mediático en el que, observado desde el punto de vista Macphersoniano, “No basta con una mayor redistribución del bienestar por el Estado, porque de todas formas no afectaría a las desigualdades de poder existentes entre las clases”. ¿Intervención estatal? ¿Debería de luchar con la marcadadelineación de intereses e ideales clasistas que a diario luchan antípodamente desde veredas discrepantes y mudables en la aurícula comunicativa?. A veces bastaría de mera ayuda una rociada de criticismo que sea plausible de asimilación, para una sociedad enredada en aporías prácticamente magnéticas que intentan desvanecer la abstracción en el camino hacia la verdad, dicho de otra manera, seencuentra traducido en una postura Kantiana que expresa: “El conocimiento es la combinación de lo que aporta la realidad, pudiendo ser percibido por nuestros sentidos, y las categorías de nuestro entendimiento. Así, captamos las cosas condicionados por nuestros sentidos e inteligencia, conociendo lo que es real para nosotros, de este modo, nuestro conocimiento sigue siendo verdadero, pero sólo llegahasta donde permiten nuestras limitaciones. De lo que no sea captado por nuestros sentidos no sabremos realmente nada, a pesar de que la razón intente especular.”.
Macpherson matizo la moderna idea de que: “No cabe duda de que podría hacerse algo con la televisión, para atraer a mas gente a un debate político mas activo”, fantasmagoría que corre con ventaja por detrás de la ineludible redundanciaque queda por resolver en el ámbito cultural: la educación. Herramienta para crear sujetos pensantes que tengan la posibilidad de imponerse ante la desdicha de ser engañados por la voz latente del poder disfrazado de ingenuidad.
Educación que debe ser el exponente principal de nuestra realización personal, conjunción de pares: el aparato político educativo, la institución y el alumno, es decir unamayor unión educativa.
Ahora bien, en nuestro extenso camino investigativo encontramos a otro pensador, Hume, con la intención reflexiva sobre una situación que se presenta acobijada a nuestra oblicua realidad transferida por los medios: “La medida de todas las cosas es el hombre, él decide lo bueno, lo bello y lo verdadero; al menos, nada más allá de él mismo se puede asegurar. Naturalmente...
tracking img