El bullying

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1380 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Los diferentes tipos de bullying

Expertos como la terapeuta Marie France Irigoyen identifican varios tipos de acoso moral entre niños y jóvenes, pero también entre adultos; una práctica que es mucho más cotidiana de lo que podríamos imaginar.

* 2009-07-05•Fin de Semana online

Foto: A.A.Balán
En días pasados abordé el tema del acoso escolar o bullying a partir de haber observado enescuelas de Veracruz y el Estado de México estas prácticas cotidianas entre niños y adolescentes (“Bullying, nuevas formas del acoso escolar”, fin de semana, MILENIO, 28 de junio). Prácticas que también podemos observar en nuestros hogares, a las que comúnmente hemos llamado bromas pesadas. Sin embargo, la recurrencia de esta acción y sus diferentes facetas trasciende la frontera de la “simplebromita” y debiera alertarnos tanto a padres como a autoridades de los distintos niveles educativos para eliminar estas prácticas de nuestra vida cotidiana.
El acoso moral

Marie France Irigoyen, en su libro El acoso moral. El maltrato psicológico en la vida cotidiana (Paidós, 1999), plantea cómo este maltrato está asociado a una conducta perversa; en sí la palabra molesta, incomoda por tener unafuerte carga valorativa, una palabra que mejor la asociamos con conductas como las que se muestran en diversas películas en el cine o en tantas series televisivas que hoy irrumpen en nuestros hogares. Muchas de estas conductas se les atribuyen a los asesinos seriales.
En efecto, como psiquiatra, Irigoyen se ha especializado en la victimología como una rama de la criminología, a fin de entender yatender a las personas que padecen las secuelas de estas agresiones. En su práctica terapéutica, la experta se sorprendió de encontrar con mayor frecuencia a pacientes deprimidos, quienes se sentían destruidos por alguien.
Respecto del término “perverso”, Irigoyen afirma en la introducción de su libro: “Por supuesto, nombrar la perversión es grave. La mayoría de las veces, este término se reservapara actos de una gran crueldad, inimaginable incluso para los psiquiatras, como es el caso de los daños que ocasionan los asesinos en serie. Sin embargo, tanto si evocamos las agresiones sutiles de las que voy hablar en este libro, como si hablamos de los asesinos en serie, se trata de depredación, es decir, de un acto que consiste en apropiarse de la vida. (…) Dejar de nombrar la perversión esun acto todavía más grave, pues supone tolerar que la víctima permanezca indefensa, que sea agredida y se la pueda agredir a voluntad” (p. 14-15).
A continuación profundiza en el término depredador, dando cuenta en forma elocuente de lo que es el acosador moral, y lo que el bullying genera en la víctima.
Al respecto, la autora dice: “En mi práctica clínica como terapeuta me he visto obligada acomprender el sufrimiento de las víctimas y su incapacidad de defenderse. En este libro mostraré que el primer acto del depredador consiste en paralizar a su víctima para que no se pueda defender. De este modo, por mucho que la víctima intente comprender qué ocurre, no tiene las herramientas para hacerlo” (p. 15).
Sociólogos en México, como la maestra Lilia Pérez Franco, recomiendan no analizar eltema del bullying sólo como acoso escolar, sino también entender que en nuestras sociedades esta conducta ha ido permeando en distintos ámbitos y afecta tanto la vida social como emocional de un sinnúmero de personas en la edad juvenil y adulta, de manera casi imperceptible.
De acuerdo con Irigoyen, “a veces este maltrato se disfraza de educación. Alice Miller, que habla de pedagogía perversa,ha denunciado los perjuicios de esa educación tradicional que tiene el objetivo de quebrantar la voluntad del niño a fin de convertirlo en un ser dócil y obediente. Los niños se vuelven incapaces de reaccionar porque la fuerza y la autoridad aplastante de los adultos los silencian y pueden incluso hacerles perder conciencia”.
Sobre esto, cita que la Convención Internacional de los Derechos del...
tracking img