El cabo pacheco

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3105 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El Cabo Pacheco

José Agustín Albán Niño.

Despertó jadeante y sudoroso, la noche cubría todo con su manto inexpugnable y él allí, solo ante los espantosos espejismos de sus temores y en medio de las fantasmales sombras por los vívidos recuerdos que lo perseguían. Sus pesares no lo dejaban tranquilo le martillaban el cerebro y las pastillas que en alguna oportunidad le ayudaron aconciliar el sueño, ahora no le servían para nada. Y allí, en medio de la soledad se hablaba a sí mismo tratando de calmar sus inquietudes y reconcomios.
-Yo solo cumplía órdenes, no es mi culpa, trataba de tranquilizarse en tanto se repetía esa frase una y otra vez, una y otra vez, una y otra vez...
-No tengo nada de que arrepentirme... pretendía consolarse...
Pero todo era inútil, susojos abiertos parecían dos pequeños faros que brillaban en la penumbra. Para él todo había cambiado, ya nunca encontraría quietud ni reposo. El barrio, que tantas veces recorrió, la ciudad, su propia casa le eran extraños y sus sueños, sus proyectos se habían finalmente esfumado.
Allá en la puna, entre el frío y el hambre, jamás tuvo ningún problema pese a los disparos, las explosiones dedinamita y los cuerpos destrozados. Las premuras de esa grave contingencia no permitían a nadie pensar en nimiedades porque había que resguardar la propia integridad física ante un enemigo que o podía ser identificado... que podía ser cualquiera, hombre, mujer o niño, es decir, su patria se debatía en medio de un baño de sangre que había iniciado un demente. Y claro, él nunca había disparado a nadiemirándole a la cara a pesar que estaba preparado para ello. Él era un soldado y los soldados, que deben estar preparados para todo, no lo están cuando se trata de eliminar a una persona de quien no se sabe siquiera si es o no es tu enemigo... te queda siempre la duda.
Pero el deber los llevó hasta allí, debían ellos defender su Patria, a la Nación, la democracia, defender el orden establecido ydefender, como no, su propia vida o entregarse mansamente a la muerte así que, si la orden era eliminar a todos, había que obedecer sin dudas ni murmuraciones total, nadie haría preguntas, nadie tenía porque enterarse de los hechos y además... los cuerpos serían mutilados y desaparecidos y no se presentaría por allí ningún incómodo periodista que, con opinión contraria, los pudiera acusar deviolar los derechos humanos... y rememoró lo que en la soledad de la puna aquella fría noche pensó en tanto que parecía, que sentía como se le congelaba hasta la sangre.
-Y qué, acaso yo no tengo derechos, no tienen derechos mi mujer y mi pequeño hijo, ¿que pasará con ellos si los terrucos me eliminan? ¿Se acordará el Estado de atenderlos...? no vaya a ser que ocurra lo que con el Cabo Pachecoque hoy, sin pierna está recluido de por vida en una silla de ruedas y después de cinco años no ha logrado siquiera que le paguen indemnización alguna. Ahora él y su familia sufren una serie de penurias. Su mujer tiene que lavar ropa ajena, sus hijos que antes siquiera llevaban avena en la lonchera ahora solo se contentan con té y ni siquiera de ese que venden en bolsitas filtrantes sino del quetienen que comprar a granel.
-Esos señores del estado son inmisericordes, no toman en cuenta que nosotros, aquí, en medio de la noche y el frío, sin una taza de algo caliente que nos procure calor, debemos enfrentarnos solos contra ¡¿quienes?! si no sabemos siquiera quienes son y quienes no son nuestros enemigos. Ellos que están en una oficina muy cómodos, no saben siquiera lo que uno debeenfrentar en la soledad del páramo.
Hoy después de tres años, él mismo, Francisco Querevalú, al igual que el Cabo Pacheco, se ha convertido, en uno más de los cientos de soldados defensores de la Patria que han sido registrados en las listas de los lisiados, ¡simples e inútiles listas estadísticas al fin!
Y la única verdad es que la comisión de los actos que se llevaron a cabo durante los...
tracking img