El capitalismo y socialismo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1793 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El capitalismo y el socialismo

¿El fracaso del socialismo, deja invalida a la crítica socialista de la irracionalidad del capitalismo?. Procuro contestar esta pregunta en términos de los proyectos, de su viabilidad y de las experiencias reales.

Los Proyectos: Las críticas socialistas del capitalismo a veces son pintorescas, a menudo incoherentes, y a veces, estrafalarias. Llevan la hulladel siglo diecinueve: la misma noción de que cualquier sistema social descentralizado pueda funcionar de forma ordenada sigue dejando la imaginación de muchos socialistas críticos del capitalismo en un estado de perplejidad.
Para formular estas críticas de una manera moderna, es necesario que reconstruyamos el proyecto original capitalista, es decir recuerdo a los lectores el modelo del capitalismoque concede a los defensores todos los supuestos salvo la viabilidad.

El modelo es sencillo: los individuos saben lo que se necesita, tienen dotaciones de factores de producción, realizan intercambios y se dedican a la producción cuando quieren. En el equilibrio, nadie desea hacer otra cosa, en vista de que otros habría hecho o, de forma equivalente, se cumplen todas las expectativas sé lascuales obran los agentes individuales. Además, en equilibrio todos los mercados se compensan. De ahí que a los precios a los cuales los individuos efectúan sus intercambios reflejen sus preferencias y escoceses relativas; estos precios informan a los individuos sobre las oportunidades a los que ellos renuncian. Como consecuencia, los recursos se distribuyen dé tal modo que se agotan todos losbeneficios derivados del comercio.

Nadie puede ser ya más rico sin que otra persona sea ya más pobre; se alcanzaría así una racionalidad colectiva "optimalidad", en el sentido aplicado por Pareto.
En las economías reales, se infringen estos supuestos: hasta aquí todo el mundo está de acuerdo. Pero, lo único que esto implica es que cualquier proyecto razonable del capitalismo ha de contar con formasde hacer frente a situaciones de las cuales difieren las tasas sociales e individuales de rendimiento.
Una consiste en recurrir a la intervención fiscal correctiva otra a la redistribución de los derechos de propiedad. De ahí que, los mercados, incluso bajo el capitalismo, puedan hacer solamente lo que saben hacer bien y fallan, el estado pueda verse obligado a intervenir. Como dijo Arrow(cuando afortunados, producto de la distribución inicial de las taciones, la democracia les ofrece la oportunidad de hallar un desagravio a través del estado.

Por lo tanto, (el pueblo), en su forma singular del siglo dieciocho, si es soberano, entonces tiene preferencia por un destino y una distribución de los recursos, diferentes de los resultados del mercado. Esta es la preferencia que no puedelograrse cuando las dotaciones son de propiedad privada y se destinan de forma descentralizada. Incluso los individuos, como ciudadanos, expresan su preferencia colectiva por un destino concreto y cuando existen las condiciones materiales para permitir la implantación a esta preferencia, el destino elegido democráticamente es inalcanzable por el capitalismo.

Esta crítica del capitalismo, implicaque la frontera de posibilidades seria accesible si los recursos se destinaran racionalmente, bajo el socialismo, a satisfacer las necesidades humanas?. Podríamos alcanzar el punto E, es decir una utilización plena del potencial productivo y una distribución igualitaria del bienestar. No se me ocurre ninguna crítica del proyecto socialista que niegue esta posibilidad. Si los individuos manifestasensus necesidades y su potencial productivo de forma sincera, si hicieran un esfuerzo, independencia de la recompensa, si los planificadores actuasen como unos agentes perfectos y si supieran resolver los problemas del destino óptimo de los recursos, entonces el socialismo produciría todos los efectos maravillosos que anuncian sus defensores. Todo esto sugiere que las críticas razonables al...
tracking img