El castillo de carpatos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 152 (37811 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL CASTILLO DE CÁRPATOS INDICE

01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13 14 15 16 17 18

El pastor Frick Leyenda del castillo ¿Quiénes vivian en Werst? “Reunión en la posada del rey Matías Ante el castillo Luces espectrales Triste regreso a Werst El conde Franz de Telek La amenaza El canto de una muerta Una aparición Atrapado en el castillo Andiamo, Mio Cuore!.... La huida Aplicaciones de laelectricidad El final del castillo de los Cárpatos El final del Barón de Gortz Y siguieron las superticiones

2 10 15 19 27 36 43 49 57 63 69 75 79 84 88 93 98 100

1

I EL PASTOR FRIK Esta narración no tiene nada de fantástica, sólo es novelesca. ¿Puede deducirse de ello que por ser inverosímil no sea cierta? Pensar esto sería un error. Estamos en una época en la que todo puede suceder. Siesta narración no es creíble hoy, puede serlo mañana, gracias a la ciencia y nadie la considerará como una leyenda. Por lo demás, no se inventan leyendas al finalizar este práctico y positivo siglo XIX; ni en Bretaña, ni en Escocia, la tierra de los gnomos; ni en Noruega, la patria de los dioses secundarios de la mitología escandinava, de los elfos, de los silfos y de las valquirias; ni incluso enTransilvania, donde el aspecto de los Cárpatos se presta por sí mismo a todas las evocaciones fantásticas. Sin embargo, conviene hacer notar que el país transilvano aún está muy apegado a las antiguas supersticiones. El 19 de mayo de aquel año un pastor apacentaba su rebaño en un verde prado, al pie del Retyezat, que domina un fértil valle lleno de árboles de ramaje recto y bellas plantaciones.Las galernas procedentes del Noroeste arrasan en el invierno este terreno descubierto y sin protección. Aquel pastor no se asemejaba en nada a los de la Arcadia en su atuendo, ni tenía nada de bucólico en su actitud. No era precisamente un Dafnis, ni un Amintas, ni un Tityre, ni un Licinas, ni un Melibeo. Ni el Lignon murmuraba a sus pies, calzados en gruesos zuecos de madera. Estaba junto al río deValaquia, cuyas frescas aguas hubieran sido dignas de correr por entre las sinuosidades que se mencionan en la novela Astrea. Frik-Frik, que así se llamaba el pastor, era natural de Werst, y tan descuidado de su persona como las mismas bestias; bueno sólo para habitar en aquel cuchitril construido a la entrada de la aldea, y donde sus carneros y sus puercos vivían revueltos. Tumbado sobre unmullido otero, el pastor dormía con un ojo cerrado y el otro alerta, con una gran pipa en la boca, silbando de vez en cuando a sus perros si alguna oveja se alejaba del rebaño, o tocando el cuerno, cuyo sonido se hacía eco en la montaña. Eran las cuatro de la tarde y el Sol ya declinaba en el horizonte. Hacia el Este se divisaban algunas cúspides, cuyas bases quedaban sumergidas en la bruma. A1Sudoeste, dos cortaduras de la cordillera dejaban paso a un oblicuo haz de rayos solares, como filtrados por una puerta entornada. Este sistema orográfico corresponde a la parte más selvática de la Transilvania, comprendida en el distrito Klausenburg. La Transilvania es un fragmento del imperio austríaco; esta región se llama en lengua magiar "Erdely", que significa "el país de los bosques". Limita alNorte con Hungría, con Valaquia al Sur y al Oeste con Moldavia. Ocupa una extensión de

2

sesenta mil kilómetros cuadrados, siendo una especie de Suiza, aunque una mitad más vasta que los dominios helvéticos sin ser más poblada. Con sus llanuras dedicadas al cultivo, sus ricos pastos, sus valles caprichosamente dibujados y sus soberbias montañas, la Transilvania, quebrada por lasramificaciones plutónicas de los Cárpatos, está regada por numerosos ríos que con sus aguas tributarias engrosan los caudales del Theiss y del magnífico Danubio, cuyas Puertas de Hierro, más al Sur, cierran el desfiladero de los Balcanes, en la frontera de Hungría y del Imperio turco. Este es, pues, el antiguo país de los dacios; conquistado por Trajano en el siglo I de la era cristiana. Si bien disfrutó de...
tracking img