El cielo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1667 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 6 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL CIELO

Desmantelada estaba la nave, rotas las entenas, destrozado el timón, desgarradas las velas, pero conducida por la misma celestial señora que había enfrenado a su agrado las iras de la borrasca y quebrantado la hinchazón de las olas, deslizábase rápidamente por las tranquilas ondas.
Al fin aparecieron en el horizonte los picos de algunas montañas: “ tierra!, tierra!”, gritaronalborozados los tripulantes. Estaban a la vista del puerto de Ostia, a muy poca distancia de Roma, la ciudad de los papas, la capital del catolicismo. La Virgen del Perpetuo socorro había llegado al lugar providencial donde quería fijar el trono de sus misericordias.
Saltaron a tierra los felices pasajeros, y ¿quién dudaría que irían contando por todas partes los gravísimos riesgos que habían corrido ycómo los había salvado la Virgen del Perpetuo Socorro, que quizás habían invocado entonces por primera vez en la vida?
Nuestro devoto mercader volvió a envolver el cuadro milagroso en sedas y damascos; guardóle cuidadosa y amorosamente entre su equipaje y tomó el camino de Roma. Siempre había amado a aquella virgen de su alma, pero desde aquel dia no acertaba a pensar sino en ella; una vozinterior le decía que aquel tesoro que él guardaba lo reclamaba el mundo para perpetuo socorro de sus males.
Nosotros también navegamos por el mar de la vida.¡cuántas borrascas de tentaciones nos combaten! Pero invocamos a María y María devuelve la calma a nuestro agitado corazón. ¿cuando contemplaremos a lo lejos las playas de la gloria? ¿cuando podremos gritar felices ya para siempre: Cielo, Cielo?¿cuándo podremos anclar en el puerto de la bienaventuranza? Saludemos por lo menos, ya desde lejos, a esa patria querida, pensemos en el Cielo, amemos al Cielo; cueste lo que costare, empeñémonos en llegar al Cielo, porque el Cielo es la bienaventuranza completa y eterna de nuestra alma y de nuestro cuerpo. Allí seremos del todo felices y ¡para siempre!
El Cielo es la bienaventuranza del alma.Alegrémonos y regocijémonos; no estamos hechos para la tierra; nuestro término, nuestro fin, nuestra patria es el Cielo. ¡Adiós pues, pobreza, humillaciones, calumnias, hambre, sed, dolores, enfermedades, muerte, ¡adiós miserias todas de la tierra!
¡Adiós para siempre! Nos vamos al Cielo. Atrás nubes resplandecientes; atrás astros luminosos; atrás murallas doradas de la Jerusalén celestial;atrás legiones de santos; ; atrás, coros de ángeles, querubines, serafines…¿Dónde está Dios? ¿Dónde está mi Criador?, mi Redentor, mi Padre, mi Maestro, mi alimento, mi bienaventuranza?
Y del trono que está en lo más alto de los cielos saldrá una voz suavísima, sobre toda suavidad, que nos dirá: “Aquí estoy: Yo seré tu recompensa, sobremanera grande” (Gén 15, 1).
Entonces, ¡oh pensamientodulcísimo! ¡oh felicidad soberana! ¡oh momento el más consolador de nuestra existencia! Entonces por vez primera veremos a Dios, veremos aquella belleza incomparable que tachonó los cielos de estrellas, que vistió con tanta hermosura las flores de los jardines y las avecillas de los aires; que engalanó con tanta variedad y pompa los ángeles de la gloria.
Veremos aquella infinita sabiduría que todogobierna con número, peso y medida; veremos aquella bondad amabilísima, aquellos ojos que nos miran con inefable dulzura, aquellos labios que se despliegan para prodigarnos palabras de cariño, aquellos brazos que se abren para estrecharnos con infinito amor.
Allí veremos toda la variedad de las plantas y todas las especies de los animales; allí conoceremos la fuerza de los elementos, el influjo de losastros, el concierto maravilloso de toda la creación.
¡Oh ustedes los que en este mundo sólo saben amar a Dios, prosigan amándole cada día más, que dentro de poco tiempo irán al Cielo, verán a Dios y en un instante sabrán de Dios y del universo más que todos los sabios que han existido y existirán jamás!
Amaremos a Dios, pero ¿cómo le amaremos? ¿como un amigo a su amigo? Más; ¿como un hijo...
tracking img