El cisne y el leñador

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1201 palabras )
  • Descarga(s) : 11
  • Publicado : 29 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL CISNE Y EL LEÑADOR

Una mañana, mientras el leñador caminaba hacia el bosque, pasó junto al estanque, donde siempre había sólo patos y peces dorados, pero este día era distinto, cerca de la orilla había un pájaro que él nunca había visto.
Era un pájaro de una hermosura incomparable, el leñador se acercó para ver de qué se trataba y quedó impresionado con la belleza del ave, pero al estarmás cerca se dio cuenta de que estaba herida, una de sus alas sangraba, así que la tomó entre sus grandes brazos lo más delicadamente posible y la llevó de regreso hasta su cabaña.
Ahí, le curó el ala y le dio algo de comer. Por varios días el leñador cuidó del ave, hasta que poco a poco ésta fue recuperando la fuerza y su ala comenzó a sanar.
Un día, mientras el leñador la curaba, el ave habló.“Muchas gracias por todos los cuidados que has tenido conmigo, gracias a ti he podido sobrevivir”, el leñador con los ojos que casi se le salían contesto, “De nada, ha sido un placer poder ayudarte, pero dime, ¿Qué clase de ave eres?, yo nunca había visto algo más hermoso que tú. El ave contestó, “Soy un cisne”
Los días pasaron y el invierno llegó, el cisne no podía ir a ninguna parte con el frío ylas nevadas, moriría si lo intentaba, así que los dos, el leñador y el cisne tuvieron mucho tiempo para conocerse y platicar sobre muchas cosas, el leñador le contaba al cisne como era su trabajo, lo difícil y cansado que era, el cuidado que debía tener, de siempre plantar un nuevo árbol cada vez que cortaba otro; y el ave le contaba de sus vuelos y de todas las cosas que había visto en sus viajesy de cuanto amaba sentir el aire debajo de sus alas y elevarse hasta las nubes.
El leñador, ya no estaba solo y se fue acostumbrando a tener al cisne siempre cerca, pero el tiempo pasaba y él sabía que pronto llegaría la primavera y que entonces el cisne volaría de su lado. No podía dejar de pensar en esto día y noche, y comenzó a preguntarse qué haría cuando el cisne ya no estuviera, y en losolo que se sentiría. Esto hizo que el leñador comenzara a sentirse infeliz. Por su cabeza sólo pasaban ideas locas de cómo poder retener al ave y el egoísmo fue apoderándose de él.

Una mañana por fin llego la primavera y el ave se sintió feliz, pues ahora podía volar de nuevo, ya con su ala recuperada del todo, y sentir nuevamente la brisa fresca de las nubes bajo sus alas. Pero cuál sería susorpresa. Que esa misma mañana el leñador entró en la cabaña con cara de pocos amigos, tomó al cisne y sacándolo de la cabaña lo metió dentro de una gran jaula, eso era lo que había estado haciendo durante el invierno.
El pobre cisne no sabía lo que pasaba, y muy pronto comprobó que esa sería su prisión para siempre.
El leñador ya casi no le hablaba, y cuando lo hacía, siempre estaba enojado.El cisne le preguntaba: ¿Por qué me has encerrado en esta jaula, pensé que eras una buena persona?, pero el leñador solamente refunfuñaba y se daba la media vuelta.
Tanto tiempo pasó el ave en esa jaula, que poco a poco la tristeza la fue debilitando, primero dejó de comer, después sus plumas comenzaron a caerse una a una, pronto se convirtió en un pajarraco horrible, flaco y desplumado.
Elleñador ya no venía a verla, solamente se acercaba a llevarle comida y agua, y se daba cuenta que el hermoso cisne ya no comía y que se había convertido en un pájaro horrible y pensó: “Que le pasará a esta ave, antes era hermosa y ahora es sólo un avechucho desplumado”, y recordó todos esos días tan felices que pasaron juntos, platicando y contándose historias, ¿Por qué ya no podían tener eso? Ydecidió que a la mañana siguiente le preguntaría al cisne que es lo que había pasado.
Pero resulta que a la mañana siguiente, cuando el leñador llegó hasta la jaula del cisne, el ave estaba ya casi muerta. Cuando el leñador vio esto inmediatamente la sacó de la jaula y la llevó dentro de la cabaña. “Por favor, no te mueras”, le decía el leñador, “Perdóname si te he hecho daño, ahora me doy...
tracking img