El comepecados

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (520 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL COMEPECADOS
Era una noche obscura, sin luna, las estrellas se negaban a salir. Todo era silencio, pero era un silencio escalofriante…
En las laderas de las montañas oaxaqueñas ni siquiera elviento rompía el dolor de la familia Aranda que velaba al fallecido, el cual se accidentó cuando regresaba de las fiestas en honor al Santo Patrono.
Más lejos, con peligrosos caminos de difícil accesoun familiar recorría con inquietud el camino hacia la casa más apartada y con miedo pronunció como un murmullo “Nicolás, Nicolás…”
Y salió un hombrecillo delgado, de color ceniza y pequeña estatura,quien con la mirada fría se limitó a escucharlo. “Te espera mi hermana a las ocho de la noche, hora que iniciaran los rezos”
Ahí estaré, le contestó con lentitud.
A la semana siguiente se presentó unseñor muy afligido a solicitar sus servicios…
Y así pasaron los años y don Nicolás fue sintiéndose más cansado con todos los rituales que ya había realizado, sintiendo su alma cada día más pura.Una noche, recordando sus tiempos de juventud en la que cada día luchaba contra su enemigo para ganar más almas para Dios, sintiendo que sus fuerzas ya se estaban desvaneciendo, su cuerpo se veíacansado, se acercó a su hijo Mario y le explicó detalladamente cada paso a seguir en los ritos.
Era Navidad, cuando el mayordomo del prestamista avaro, que decían tenía pacto con el diablo, fue a avisarleque su amo había fallecido, pero para que le pudieran pagar sus servicios tenía que pasar tres días del ritual sin alejarse del ataúd, sin ir a dormir a su casa.
Esa noche Nicolás se despidió de sufamilia, le dio un beso a su hijo recién nacido, a Mario le recordó sus deberes y a su esposa María le dio las indicaciones que deberían cumplir para salvar su alma.
Lentamente se acercó a lavivienda, antes de entrar pronunció sus oraciones, guardo cuidadosamente sus amuletos en el corazón, en la espalda y en su cinto en la frente. Al entrar se hincó frente al ataúd y rezó por los cuatro puntos...
tracking img