El concepto de teología natural

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4008 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
1

INTRODUCCIÓN

EL CONCEPTO DE TEOLOGÍA NATURAL

§ 1. Los tres géneros de Teología Queremos acercarnos a los filósofos griegos desde la perspectiva del origen y desarrollo de la teología natural. Es habitual entender por «teología natural» el conocimiento filosófico de Dios, por la sola razón, con independencia de toda Revelación sobrenatural, en contraste con esa profundización racional anivel científico de la Revelación divina aceptada por la fe que llamamos teología sobrenatural. «Natural» hace referencia al modo humano o natural del conocimiento de Dios frente al modo sobrenatural o sobrehumano. En este sentido, la teología natural se distingue no sólo de la teología sobrenatural, sino también de la experiencia mística y de la visión beatífica. Sin embargo, «natural» se oponetambién a «artificial». Pues bien, en sus orígenes, la teología natural nació en contraste, no con una teología sobrenatural, idea ésta desconocida para el mundo antiguo, sino con una teología artificial, ficticia, inventada. Esto se advierte con claridad cuando acudimos al contexto en que nace el término «teología natural». El término «teología natural» lo toma San Agustín de las Antiquitatesrerum humanarum et divinarum, obra perdida de Marco Terencio Varrón, enciclopedista romano de los últimos días de la República (116-27 a. C.). En La Ciudad de Dios, libro VI, capítulo II, San Agustín se refiere a Marco

2

Varrón como un hombre muy erudito, «varón doctísimo en todo», según el elogio de Terenciano. Escribió 41 libros sobre las antigüedades, dividiéndolos según materias divinas(16) y humanas (25). Respecto a las cosas divinas, trató de los dioses así como del culto que se les debe tributar. San Agustín recoge la razón que daba Varrón para tratar primero de las cosas humanas: «Así como es antes el pintor que la tabla pintada, antes el arquitecto que el edificio, así son antes las ciudades que lo instituido por las ciudades».1 Antes hubo ciudades, y después éstas ordenarone instituyeron las ceremonias de la religión. En cambio, dice San Agustín, «la verdadera religión no fue instituida por ninguna ciudad terrena, sino que es ella misma la que instituye una ciudad verdaderamente celestial. Y a ésta la inspira y enseña el Dios verdadero, que da la vida eterna a sus verdaderos adoradores».2 Varrón, por el contrario, según el orden analítico que había observado enescribir, confiesa con toda claridad que las cosas divinas son instituciones que deben su erección a los hombres. «La religión es para Varrón ante todo una de las formas básicas de la vida social de la comunidad humana», dirá Jaeger.3 Pero entremos ya en el importante capítulo V (De tribus generibus theologiae secundum Varronem, scilicet uno fabuloso, altero naturali, tertioque civili). Varróndistinguía, nos dirá San Agustín, «tres géneros de Teología, esto es, la ciencia que trata de los dioses, de los cuales uno se llama mítico (mythicon), otro físico (physicon) y el tercero, civil (civile). Al género que puso primero, lo llamaríamos en latín, si el uso lo admitiera, fabular, pero llamémosle fabuloso, pues se le llamó mítico de las fábulas, porque mu=qoj en griego significa fábula. Alsegundo, natural, ya la costumbre del lenguaje admite nombrarlo así. Al tercero, que se llama civil, él mismo lo nombró en latín». Gracias a los textos mismos de Varrón recogidos por San Agustín, podremos entender mejor el sentido de su triple división. La teología mítica tiene por dominio el mundo de los dioses del que hacen uso principalmente los poetas. Varrón reprende el género mítico: «En elprimero que mencioné, hay muchas ficciones (ficta) contra la dignidad y naturaleza de los inmortales. En él se dice que un dios procedió de la cabeza; otro, del muslo; otro, de unas gotas de sangre. En él se dice que los
1 SAN AGUSTÍN, La Ciudad de Dios, VI, IV, 2. 2 Ibid., VI, IV, 1. 3 W. JAEGER, La Teología de los Primeros Filósofos Griegos, México, FCE, 1993, pág. 9.

3

dioses han robado,...
tracking img