El conquistador

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2554 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de febrero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Temas: LITERATURA ARGENTINA
Autor: ANDAHAZI, FEDERICO

¿Cómo sería el mundo si la historia no hubiera sido como creemos que fue?
Guiado por las profecías del calendario azteca, Quetza, un joven brillante criado por un sabio en el antiguo México, se lanza a la aventura. Adelantándose a los grandes viajeros, es el primer hombre que logra unir ambos continentes, descubriendo un nuevo mundo:Europa.

Quetza nos cuenta la barbarie que se ve en esas tierras: la adoración a un hombre brutalmente clavado en una cruz, personas quemadas en hogueras ante multitudes que festejan como salvajes y ambiciones desmedidas de riquezas y poder.

Quetza, al ver la avidez de esos gobernantes, no puede sustraerse a un vaticinio: ellos cruzarán pronto el océano, impulsados por el afán de extender susdominios. Concibe entonces un plan para evitar la conquista y el exterminio de su pueblo.

Tito Matamala. Autor de la reseña

LA CONQUISTA DE EUROPA EN 1492

Reseña de
Tito Matamala

La nueva novela del argentino Federico Andahazi explora la fábula, o la tesis, de que un grupo de aborígenes latinoamericanos haya llegado al viejo continente antes del viaje de Colón. Se configura así un mododistinto de entender la historia, que mucho se asemeja a un acto de venganza y reivindicación cultural.

Lo primero que llama la atención del conquistador Quetza al arribar a las costas españolas es el olor. Más bien dos olores penetrantes. La gente apesta, pese a que el sol es agobiador se visten de pies a cabeza, con gruesos sayos que arrastran levantando el polvo de la calle. Parece que no sebañan, y como sus cuerpos permanecen ahí encerrados sin ventilación, hieden como estiércol de cerdo.

Es insoportable para estos adelantados aztecas, acostumbrados al cotidiano aseo personal. Y lo otro es peor, terrible: un aroma de asado que a la distancia les abrió el apetito luego de la extensa jornada de navegación hacia el levante. Desde el mar veían las fumarolas de las carnes a lasbrasas, pero al acercarse comprueban que son hombres los que se achicharran en el fuego de la santísima inquisición. Ese espectáculo, aun cuando a Quetza le recuerda los sacrificios humanos en su tierra, le parece horripilante. ¿Qué tipo de perverso dios de estos europeos les exige la ofrenda de la carne de sus semejantes? ¿Cómo ha llegado un aborigen americano a presenciar ese auto de fe en lapenínsula católica? Es la tesis de la nueva novela de Federico Andahazi, "El conquistador", en la que pretende torcer el devenir natural de la historia y plantearse qué habría ocurrido si se hubiese cumplido la otra alternativa: que los aborígenes americanos llegaran a conquistar Europa antes del zarpe de las carabelas de Cristóbal Colón.
De inmediato, podemos entender la obra como una suerte de venganza,para que al menos en la ficción se ajusten las cuentas del pillaje y el exterminio que padeció este continente desde 1492, lo que todavía es no sólo un llanto perpetuo sino también una bandera de lucha política y social. Y uno de los tópicos más arraigados en la literatura de la región.

El héroe, Quetza, es un joven aborigen mexica, habitante de lo que más tarde se llamará América Central.Reúne lo mejor de la cultura de su pueblo: ya sabe, por ejemplo, que la Tierra es redonda y que se puede viajar al oriente y regresar por occidente. Sabe también, o lo intuye, que su gente debe salir a buscar el futuro, antes de que venga el futuro a acabar con ellos. Por eso, y por su buena fortuna, consigue el beneplácito del emperador y zarpa en una embarcación a quebrarle la mano a la historia.El único deber que tenemos con la historia, decía Oscar Wilde, es reescribirla. Y en eso se compromete Andahazi. La embarcación de Quetza y sus elegidos debe sortear un mar iracundo, y en una de esas noches de tormenta ven pasar un drakar vikingo, raudo y con más aplomo hacia las playas de América del Norte.

Pero es al avistar la costa española cuando en verdad comienza un retrato...
tracking img