El corazon herido de madagacxar

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 21 (5191 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Sebastián Ortiz
7C
Geografía
El corazón herido de Madagascar

El aislamiento geográfico de la isla creó una tierra maravillosa de gran riqueza biológica. Hoy día, las presiones demográficas y la agitación política aceleran el saqueo de su palo de rosa, sus minerales y piedras preciosas.
Por Robert Draper

El joven que lleva pantaloncillos cortos y camiseta sin mangas está de pie en supiragua y la impulsa río arriba con una larga pértiga de bambú. El río Onive es poco profundo y corre rápidamente en dirección contraria. En lo alto, un cielo amenazador se abre y descarga un torrente de lluvia, luego de luz de sol; después, más lluvia. Al joven, de nombre Remon, no le preocupan ni el tiempo ni los cocodrilos postrados en la ribera.
Deslizándose en dirección contraria a la suya,cada tres minutos pasan otros piragüistas. Remon los saluda en voz alta; ellos le responden el saludo. Son sus compañeros en el río, cada uno transporta río abajo un enorme tronco de palo de rosa cortado ilegalmente, desde el bosque tropical hasta los almacenes de madera de la ciudad de Antalaha, localizada al noreste de Madagascar. Ahí los espera un cheque.
A Remon no le gusta este trabajo. Eltraficante de madera que lo emplea –cuyo nombre ignora– le ha dicho que debe remar todo el día sin pausa, porque los guardias forestales han sido sobornados para permanecer lejos sólo durante un periodo determinado, después del cual esperan otro soborno. Con todo, transportar los árboles talados es mejor que cortarlos, lo cual había sido el trabajo anterior de Remon. Renunció cuando llegó a laconclusión de que el riesgo se había vuelto demasiado grande. Aunque la tala ilegal había ocurrido durante años, el ritmo se había acelerado repentinamente: el bosque no era vigilado por la policía y se llenó de bandas organizadas, una deforestación general acicateada por la caída del gobierno de Madagascar en marzo de 2009 y por el apetito insaciable de los traficantes de madera chinos, quienes enapenas unos meses importaron palo de rosa por un valor de más de 200 millones de dólares de los bosques del noreste. A un leñador de palo de rosa, conocido de Remon, bandidos del bosque le robaron su cosecha y le dijeron: “Nosotros somos 30, tú eres uno”.
El río se amansa y Remon enciende un cigarrillo de tabaco y mariguana. Habla acerca de los fady, los tabúes que protegieron al bosque durantesiglos. Entre los ladrones de madera se habla con inquietud siempre que un árbol errante aplasta un cráneo o los rápidos del río hacen pedazos una pierna: hemos provocado la ira de nuestros antepasados. Nos están castigando. Los ancianos han sermoneado a Remon acerca del pillaje en territorio sagrado. “Está bien –les dice–. Traten de alimentar a su familia con árboles”.
Remon solía alimentar a sufamilia con su trabajo en los campos de vainilla situados en las afueras de Antalaha, ciudad costera que, como la isla misma, es rica en recursos y pobre en todo lo demás. Hace dos décadas, el presidente en turno, Didier Ratsiraka, estaba tan orgulloso de la reputación de Antalaha como la capital mundial de la vainilla que despachó a un oficial para rendirle homenaje a la ciudad. “Él pensaba quetendríamos edificios por todas partes y caminos pavimentados –dice Michel Lomone, quien ha exportado vainilla por mucho tiempo–. El informe que su asesor le entregó decepcionó mucho al presidente”.
Desde entonces, una sucesión de ciclones y los precios a la baja se han confabulado para derribar la corona de la cabeza del rey de la vainilla. Hoy día, Antalaha es polvorienta y aletargada, y aunque subulevar principal, Rue de Tananarive, por fin fue pavimentado en 2005 con financiamiento de la Unión Europea, el tráfico de la ciudad consiste sobre todo en unos cuantos taxis pequeñitos, bicicletas oxidadas, pollos, cabras y, sobre todo, transeúntes que van y vienen bajo la lluvia, sosteniendo sobre la cabeza hojas gigantes, conocidas como árbol del viajero, para permanecer secos.
Es decir, así...
tracking img