El cordero pascual

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (919 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
065. El cordero pascual Todos sabemos que el libro más importante de la Biblia en el Antiguo Testamento es el Exodo, y dentro del Exodo, la página que nos narra el hecho del cordero pascual. ¿Quésucedió? (Exodo 3-12) El pueblo de Israel llevaba muchos años en Egipto, desde los tiempos de José, y la benevolencia del antiguo Faraón que recibió a los hijos de Jacob se había convertido en odioimplacable. Los israelitas eran un pueblo de esclavos, sujeto a los trabajos más duros en la construcción de las grandes obras realizadas por el faraón. Moisés recibe la orden de Dios en el monte Oreb: -¡Marcha a Egipto, y libera a mi pueblo! - ¿Yo?... ¿Y qué puedo hacer yo? - ¡Marcha! Toma a tu hermano Aarón, que será tu ayudante y tu profeta. Yo, tu Dios, estaré vosotros. Dile al faraón que dejesalir a mi pueblo hasta el desierto para que allí me ofrezca sacrificios. Sin embargo, ten presente que el faraón no os escuchará. Pero yo multiplicaré mis prodigios en Egipto. Los egipcios sabránentonces que yo soy el Señor. A la primera propuesta de Moisés, respondió irónico el faraón: - ¿Quién es el Señor para que yo le obedezca y deje salir a Israel? Ni conozco al Señor ni dejaré salir a Israel.Moisés empezó su tarea, y vinieron las plagas una tras otra. Los egipcios se ponían furiosos: - ¡Esta agua del Nilo que se ha convertido en sangre!... ¡Estas ranas que infestan la tierra!... ¡Estaplaga de mosquitos que no nos dejan vivir!... ¡Estos tábanos tan insoportables!... ¡Este ganado que se nos está muriendo todo!... ¡Estas úlceras que no hay quien las cure!... ¡Y ahora esta tormenta yesta pedregada que ha arrasado todas nuestras cosechas!... ¡Estas langostas que han invadido nuestras casas y hacen imposible el vivir en ellas!... ¡Y esta noche de tinieblas tan densas que no nos vemosunos a otros, y llevamos así ya tres días!... Pero todo resultaba inútil. El faraón seguía más terco que nunca. Hasta que Moisés recibió la orden de Dios: - ¡Tranquilo! Que ahora no sólo os va a...
tracking img