El corralito gallego

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1149 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
El corralito gallego

No hay cifras exactas -¡ah, la transparencia!- pero el río que suena dice que podría haber en torno a un millón de pequeños inversores –12.000 millones de euros en el conjunto de la banca española- que han apostado sus ahorros a las llamadas “participaciones preferentes”: un producto financiero que ha convertido a miles de inversores ga-lle-gos en accionistas perpetuos deun banco en ruina. En efecto, las participaciones preferentes, según la CNMV, tienen “carácter perpetuo y su rentabilidad no está garantizada; no confieren participación en el capital de la entidad ni derecho a voto; su rentabilidad está condicionada a la obtención de beneficios distribuíbles por parte del emisor, etc.”

¡Quién inventará estos artefactos implosivos! En vez de bonos del Tesoro,Vd. quiso ganar un poco más (pongamos un 7%) y arriesgó en el Gran Casino de la banca especulativa. Pero, si Vd. es gallego y optó por Caixa Galicia o Caixanova, sepa que ha perdido: tiene participaciones a perpetuidad de una entidad que ya no vale nada. Y, además, si Vd. obró de buena fe y se dejó asesorar por su oficina de cabecera, creyendo que la Caixa era un monte de piedad benéfico, sin ánimode lucro, obligado por su propia naturaleza a fines sociales, es probable que Vd. se sienta muy estafado. Si Vd. hubiera apostado por el Banco de Santander, por ejemplo, a estas alturas ya habría canjeado sus preferentes por acciones reales del Banco como han hecho el 98,88% de sus inversores. Pero, claro, no vamos a comparar una acción del Santander con una de Novagalicia Banco: los mercadoscarecen de escrúpulos pero no son tontos. De modo que sus muy preferentes participaciones en Caixa Galicia y Caixanova ya no valen nada: la entidad no tiene liquidez y no hay quien las quiera en el mercado. Las cajas que captaron sus ahorrillos se revuelven como gato panza arriba ante la perspectiva de tener que devolver a cada cliente su dinero contante y sonante (que, por otro lado, ¿de dónde lovan a sacar si están tiesas y ya se han pulido el dinero público del FROB y los ahorros ajenos?). Así pues, llamando a las cosas por su nombre, estamos ante un verdadero corralito galego de no te menees, a punto de estallarle en las narices al señor Castellano (900.000 euros/año) y a sus millonarios inversores que siguen sin aparecer. Y el Banco de España, de palanganero.

Sin saber de economíamucho más que lo que aprendió Zapatero en aquellas dos tardes, todo lo que está ocurriendo en las Cajas gallegas es de Manual del Sentido Común. Un ejército, un hospital, un club de fútbol, cualquier grupo humano integrado por profesionales con experiencia, con mejor o peor conocimiento de lo suyo, con su buena voluntad acreditada… es imposible dirigirlo, impulsarlo, gobernarlo hacia alguna meta sinun mínimo de entusiasmo, de fe en la tarea común, de moral, por decirlo en términos deportivos. En el aspecto humano, las excajas de ahorro gallegas están más desfondadas que el Alcoyano. La plantilla resultante de agregar Caixa Galicia+Caixanova es un conglomerado desmotivado y desnortado. Basta entrar en cualquier oficina para comprobarlo. Un Titanic financiero más a la deriva que el CostaConcordia. Esos profesionales han sufrido la humillación de ser llevados y traídos, comprados y vendidos, como mercancía humana, en la lonja de esclavos bancarios, mientras sus exjefes se iban de rositas, después de haber saqueado “la Caja” con sablazos millonarios. ¿Qué se puede pedir a un empleado en estas circunstancias? ¿Ejemplaridad, laboriosidad, motivación, trabajo en equipo, morir por lacausa, mientras sus exjefes juegan al golf en el Caribe? Los que conozco desde hace 25 ó 30 años –empleados modélicos, en otro tiempo rifados por la pujante banca- rondan los 50 y mucho y esperan la lotería de la prejubilación. Todos los demás están desorientados: cada mañana descubren que trabajan para una empresa nueva, ya no saben qué

nombre figura en las tarjetas, impresos, qué sistema...
tracking img