El crepúsculo del guerrero

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 72 (17942 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Tal vez fue por causa de mi divorcio, que avecinaba mi soledad, o por mi crisis prematura (desde pequeño fui precoz en casi todo, sobre todo a nivel de personalidad), anunciada por el hecho de que sabía que me quedaba solo sin remisión. Quizá todo junto o nada, no siempre tiene algo o alguien la culpa de las crisis; el caso es que cada vez que siento una depresión, no sé por qué, pero empiezan avenir a mi mente recuerdos, y la verdad es que se mezclan los buenos y los malos en una nube grisácea que sólo podría ser comparada a aquellas tardes en que iba con mi padre y mi hermano, a veces solo con mi padre, tardes de sábado normalmente, al campo, a cazar pájaros, siempre vivos, que quede claro, y al mirar el monte seco, con todo el cielo revuelto a causa de que se acercaba una borrasca,los almendros, que no parecían más que un espectro de sí mismos, pelados, oscuros, los matorrales amarillentos, la roca pizarrosa, los pájaros, todos de colores apagados, sentía una melancolía que, no sé por qué, me ponía tristísimo, máxime cuando por alguna razón, las trampas fallaban y algún pájaro, al ir a recogerlo, ya dormía plácidamente el sueño eterno.
Cuando Isadora vino del colegioaquel día, tan sólo dijo:"Hoy recojo mis cosas y me marcho, mi tío lleva los papeles de la separación". Era la primera noticia que tenía de sus intenciones, pero a decir verdad no me sorprendieron lo más mínimo. Allí permanecí, delante del ordenador, incluyendo en su fichero la última canción que había escrito. Seguía llamándolas así, aunque para que algo sea canción, tiene que ser interpretadopor alguien.
Lo cierto es que hacía muchos años que dejaron de ser canciones mis creaciones, no sólo perdieron la música, también perdieron la garra que caracterizó a Domingo Sangriento, nuestro antiguo sueño juvenil. La definición exacta de lo que ahora creaba es poesía. Triste, idílicamente pesimista poesía. Pero, como por costumbre, las seguía archivando en la sección de Sangrientasletras. Yo continuaba viviendo por y para mis quimeras, eran mi pasión inacabada. Al terminar la jornada laboral, incluso en mis horas de guardia en el claustro, luchaba por no perder la inspiración, por avanzar en la lucha contra el mundo factible. Una persona tan asqueada de la sociedad en prácticamente todos sus campos como lo era yo, después de la enorme decepción que me llevé de la política, nopodía desistir de crear y aumentar mi oasis paralelo (para muchos más de lelo que de para). Quizá este era el motivo por el cual mis alumnos se llevaban (en líneas generales) tan bien conmigo. Mi melancolía se reflejaba en las aulas, y no había maldad, ni rencor, simplemente desengaño, sin rabia, sólo con pena. Intentaba que no perdieran la chispa de ilusiones que todo joven lleva dentro de sí.Lamentablemente, 15 ó 16 años era demasiado tarde para muchos. Pero incluso algún terminado de éstos, hacía germinar de nuevo esa inquietud. Intentaba ser imparcial con ellos, pero en ciertos aspectos, no podía, como en hacerles ver que el ser crítico ha de ser no sólo con lo que nos afecta a nosotros, sino a todo ser vivo, debemos luchar por esa solidaridad de la que hacían mofa y befa elresto de los mortales que me rodeaba; bueno, por aquel entonces había uno que no, los demás ya habían matado y enterrado mis esperanzas.
Ni siquiera con aquella sentencia de Isadora, salí de mi letargo infantil en aquel instante, aunque sabía que no tardaría en pasarme factura el destino. Los primeros segundos me quedé en blanco, mirando al frente como lo hacía Malcolm McDowell mientrasescuchaba a Beethoven en La Naranja Mecánica, con las manos apoyando en ellas la cabeza. Habíamos, años ha, tirado por la ventana un abanico de opciones para quedarnos con la elegida.
Era como si hubiésemos ido al Un ,dos, tres y nos hubiese tocado la mascota de turno (siempre la estaban cambiando en dicho concurso). Era imposible, mejor dicho, parecía imposible que nuestra apuesta no...
tracking img