“El crimen ni fecundiza ni crea, destruye” : la corrupción* política en cartagena ¿una ideología social? 1910-1922

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 22 (5301 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
“EL CRIMEN NI FECUNDIZA NI CREA, DESTRUYE”: LA CORRUPCIÓN* POLÍTICA EN CARTAGENA ¿UNA IDEOLOGÍA SOCIAL? 1910-1922

Yuzleiny Puello pájaro

Resumen:

La corrupción como fenómeno social, ha sido conocida a lo largo de la historia por toda la sociedad en sus diversas esferas; se sabe que causa problemas financieros y de estructura física que afectan la estabilidad económica, social y porende política de cualquier estado, pero a pesar de la magnitud de los daños y de lo importante que es tener un conocimiento pleno de esto, es hasta hace 2 décadas que ha empezado a ser el epicentro de muchos investigadores sociales… ahora bien para el caso colombiano este no ha sido tratado como un tema de análisis en la esfera histórica, es por esto que en este trabajo nos proponemos esbozar lacondición de existencia de la corrupción y así demostrar como desde tiempos anteriores este fenómeno era reconocido por la sociedad ya sea cartagenera o nacional a tal grado de ser visibles los daños morales que estas fechorías le traía no solo a personas en particular sino a entidades públicas como la aduana, la cámara de comercio (siendo estas entidades administrativas del estado); aspectos quepara el caso de este estudio serán analizados teniendo en consideración la construcción de una opinión pública a partir de la divulgación o manifestaciones de discursos por medio de la prensa local.

Palabras claves: Corrupción, administración pública, redes clientelares, discurso, prensa, etc.

En el contexto actual de Colombia a nivel político existe una fuerte polémica en torno al problemade la corrupción que se ha convertido en uno de los flagelos contra la modernización y desarrollo de Colombia. Cada vez es más notorio los escándalos que generan la aplicación de políticas contractuales que benefician a ciertos estamentos particulares como es el industrial o comercial en el que aparecen implicados altos funcionarios del Estado.
Esta corrupción cubre todos los estratos socialesy abarca todos los ámbitos; la encontramos no solo en la clase política sino también en el sindicalismo, entre los empresarios, los magistrados, los periodistas y la sociedad en general. En todos lados y bajo diferentes aspectos, pero presente en forma permanente y adquiriendo cada vez mas sofisticación y eficacia. Ahora bien: sería ingenuo entender a la corrupción como un fenómeno actual; por elcontrario, coincidimos con quienes sostienen que la historia de la corrupción se escribió de forma paralela a la historia del hombre. Pero no es menos cierto que cobra cada vez mayor actualidad, adquiere más envergadura y causa rápidamente daños más profundos.

Es indiscutiblemente de conocimiento público que la clase política dominante, con escasas excepciones, se ha corrompido; losviajes de turismo parlamentario son cada día más concurridos y más costosos para el contribuyente colombiano; las prebendas derivadas de la adjudicación de contratos en todos los órdenes de la administración, con sobornos a funcionarios que apenas son intermediarios de los jefes políticos de quienes dependen sus nombramientos y a quienes aquellos les entregan sus comisiones para la denominada campañapolítica… y la exorbitante participación de la clase política en la administración de las empresas del estado con resultados apetitosos para el patrimonio del directivo, son, entre otros, los hechos escandalosos que han llevado a los politiqueros – que son la mayoría de los hombres públicos – a merecer el repudio de la sociedad en general, aunque por razones explicables sus protegidos lesdemuestran aprecio y respeto .

Sin duda, este tipo de acto, constituye la forma más exacerbada de la degradación política, tanto desde el punto de vista moral como por las consecuencias que trae aparejadas en el desarrollo del país. Pero este va mucho más allá del clientelismo político*, los punteros de barrio o los favores ocasionales que después se cobran con votos y apoyos en las...
tracking img