El crisantemo y la espada

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 398 (99363 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
 

 

   

Ruth Benedict

El crisantemo y la espada
Patrones de la cultura japonesa

2

TÍTULO ORIGINAL: The Chrysanthemum and the Sword: Patterns of Japanese Culture TRADUCTOR: Javier Alfaya Primera edición en «El libro de bolsillo»: 1974 Primera edición en «Área de conocimiento: Ciencias sociales»: 2003 Tercera reimpresión: 2006

Diseño de cubierta: Alianza EditorialIlustración: Ángel Uriarte
Reservados todos los derechos. El contenido de esta obra está protegido por la Ley, que establece penas de prisión y/o multas, además de las correspondientes indemnizaciones por daños y perjuicios, para quienes reprodujeren, plagiaren, distribuyeren o comunicaren públicamente, en todo o en parte, una obra literaria, artística o científica, o su transformación, interpretación oejecución artística fijada en cualquier tipo de soporte o comunicada a través de cualquier medio, sin la preceptiva autorización.

© 1946 by Ruth Benedict © 1974 renewed by Donald G. Freeman © 1989 foreword by Ezra F. Vogel © Alianza Editorial, S. A., Madrid, 1974, 2003, 2004, 2005, 2006 Calle Juan Ignacio Luca de Tena, 15; 28027 Madrid; teléfono 91 393 88 88 www.alianzaeditorial.es ISBN:84-206-5585-6 Depósito legal: M. 37.215-2006 Impreso en EFCA, S.A. Printed in Spain

3

Prefacio

A raíz de su publicación en 1946, El crisantemo y la espada cosechó un éxito fulgurante. Entonces más de medio millón de soldados estadounidenses seguían desplazados en el Japón como parte de las fuerzas de ocupación, mientras que varios millones habían luchado durante años contra esta pequeña nacióninsular. No obstante, aparte del importante estudio de John Embree sobre una aldea japonesa, Suye Mura, y de su obra Japanese Nation, no había ningún otro estudio de ciencias sociales sobre Japón que merezca la pena destacar. Al ser el primer estudio importante que trataba de describir la idiosincrasia y la mentalidad japonesas, El crisantemo y la espada se convirtió inmediatamente en un clásico.Ruth Benedict y Margaret Mead eran consideradas las dos antropólogas más importantes del momento. Mead era brillante, agresiva, controvertida. Benedict también, pero era más sutil, sofisticada y moderada. Sin embargo, a su manera, tenía la misma capacidad que Mead para ocupar un primer plano. Su famosa obra Patterns of Culture había constituido un importante avance para la comprensión de lasactitudes subyacentes y los sistemas de pensamiento y comportamiento de diferentes culturas. El crisantemo y la espada intentó aplicar al Japón el enfoque elaborado en Patterns of Culture. Pero en 1944, cuando comenzó su investigación, Estados Unidos estaba en guerra con el Japón, lo que impedía llevar a cabo un trabajo de campo en dicho país. Los especialistas en ciencias sociales que integraban losequipos de investigación en la Oficina de Información de Guerra (Office of War Information) y la Oficina de Estudios Estratégicos (Office of Strategic Studies) en Washington, preocupados por la imposibilidad de realizar un trabajo de campo de primera mano, fijaron una serie de técnicas para el «estudio de la cultura a distancia». Aunque la «cultura a distancia» disfrutó del prestigio de

4

unamoda académica válida, el método no difería tanto del que suele utilizar cualquier historiador: servirse de las fuentes escritas del modo más creativo e imaginativo posible. Pero añadía un componente nuevo: la entrevista. Benedict se benefició de la investigación que el Gobierno estadounidense llevaba a cabo entonces sobre el Japón y, de hecho, muchos de sus compañeros de trabajo pensaron que nohabía reconocido suficientemente sus aportaciones. Su principal herramienta de trabajo eran las entrevistas a los inmigrantes japoneses que llegaban a Estados Unidos. Recuerdo que algunos de aquellos informadores me explicaban cómo se sentían después de hablar con ella día tras día, a la hora de comer. Admiraban la minuciosidad de sus preguntas pero les atemorizaba el acusado empeño de Benedict...
tracking img