El cristianismo en el imperio romano

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (390 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
En época de Augusto nació Jesús, en Belén, pequeña localidad de Judea, provincia romana. A los treinta años, durante el gobierno de Tiberio, Jesús comenzó a predicar y se proclamó el Mesías o Cristo,lo que en hebreo quiere decir el enviado, el hijo de Dios. Durante tres años predicó, en el campo y en los pueblos de Galilea, una doctrina de amor, fraternidad, justicia y salvación. A los ojos deDios cristiano, los esclavos, los ciudadanos, los ricos y los pobres eran iguales y debían amarse como hermanos. En una sociedad en que las diferencias sociales eran tan marcadas, el cristianismo quepredicaba la igualdad se difundió rápidamente.

El Imperio Romano fue generalmente tolerante con las religiones de los pueblos sometidos; el politeísmo romano acogía sin resistencia las divinidadesde otros pueblos. Pero no ocurrió lo mismo con el cristianismo, al que consideró peligroso para la existencia del Imperio.

Los cristianos son monoteístas, es decir, adoran a un solo dios y nopodían rezar a las divinidades paganas ni directamente al mismo emperador. El cristianismo condenaba a la sociedad romana, que estaba fundada en la violencia y en los privilegios. Esto fue lo que causó laspersecuciones.

Los romanos acusaban a los cristianos de no reconoces el culto de Roma y de Augusto y de practicar reuniones secretas prohibidas por la ley. Las primeras persecuciones fuerondurante el gobierno de Nerón, en el año 64 d.C., cuando murieron Pedro y Pablo. Existió un “Institutum Neronianum” o ley del emperador Nerón contra los cristianos, cuyo fundamento básicamente era: “Utchristiani non sint”, que significa “No es lícito ser cristiano”. De este modo, aunque los mismos paganos que los condenaban de manera patente se daban cuenta de la inocencia de los cristianos, como fueel caso de los cristianos de Bitinia, los paganos parecían decir: “La ley está por encima de toda verdad, y por esto es preciso obedecerla”. Hacia el siglo III d.C., el cristianismo había logrado...
tracking img